PREOCUPAN LOS NIñOS MENDIGOS QUE SE UBICAN EN EL CRUCE DE CANDELARIA.

23 de Julio, 2015

Preocupan los niños mendigos que se ubican en el cruce de Candelaria.

Limpian parabrisas y transeúntes temen por actitudes violentas. Tienen entre 6 y 12 años y vienen de familias con dificultades.
Los transeúntes pidieron que se ayude a estos menores y también se controle su accionar, ya que es grande el riesgo que corren.

 Desabrigados en esta estación, cruzan la ruta entre los autos. | Foto: Rosa Fernández.

Un importante número de niños de entre 6 y 12 años aproximadamente se concentran en el cruce de la ruta nacional 12, donde se encuentra el semáforo, y aprovechan la oportunidad cuando la luz se pone en rojo para acercarse con una botella de agua y trapos viejos para limpiar los parabrisas de los autos y ganarse algunas monedas.

Muchos de quienes circulan seguido por la zona dijeron a El Territorio que cuando ellos no acceden a su pedido de limpiar los faros y parabrisas, los niños reaccionan de manera violenta, dando patadas o golpes bruscos a los vehículos o hasta insultando a los conductores.

También los vendedores ambulantes que ya los conocen suelen quejarse por sus malos modales al dirigirse a la gente y hasta cuentan que con el dinero que recaudan, a pesar de su edad, compran alcohol o cigarrillos.

Uno de estos vendedores afirmó: “Es increíble la manera que tienen estos chicos de vivir, los veo siempre en la estación de servicio local o en el semáforo acercándose a los autos a pedir de muy mala manera dinero. Vivo cerca de la casa de uno de los más pequeños y siempre veo a su madre cuando sale a bailar o tomando, entre otras cosas, y también veo su manera de cuidar a sus hijos, que no me parece adecuada, siempre observo cómo a una de sus nenas más pequeñas la deja descalza y sin abrigos en pleno frío”.

Estos menores no concurren a la escuela.

Ezequiel, uno de los niños que se encontraban ayer en el semáforo, señaló a El Territorio que estaba allí porque en su casa se aburre: “Tengo cinco hermanos y no tenemos ni siquiera una pelota de fútbol o una play station para entretenernos como los otros chicos tienen, me aburro mucho, por eso vengo acá con mis amigos”.

Otro de los niños dijo que su mamá lo mandaba por no querer tenerlo en su casa, ya que tenía otros ocho hermanos que cuidar. “Mi mamá cobra asignación universal, pero mi papá que era vendedor ambulante está preso, entonces yo la quiero ayudar, si junto algunas monedas trato de guardar para poder darle a ella para comprar la leche para mis hermanitas”.

Los transeúntes pidieron que se ayude a estos menores y también se controle su accionar, ya que es grande el riesgo que corren.

 

Fuente: TerritorioDigital.