PRENSA Y NIñEZ. UNA INTRODUCCIóN DE CóMO TRATAR LA INFANCIA EN LOS MEDIOS.

7 de Agosto, 2012

Prensa y Niñez. Una introducción de cómo tratar la infancia en los medios.

En el presente artículo se encontrarán algunas pautas para un mejor tratamiento de las noticias relacionadas con la niñez. Elaboradas por Periodismo Social, en conjunto con Unicef y otras organizaciones, constituyen un pequeño compendio orientador para que los medios puedan realizar su aporte en el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Según el Movimiento Global por los Niños, los medios de comunicación deben: “actuar como vigilantes responsables de todos los compromisos públicos que se hacen en favor de la infancia. Considerar como una de sus prioridades la protección de las niñas y los niños. Ofrecer a los chicos la posibilidad de expresar sus opiniones en los medios de difusión".

En el imaginario social, los niños están primero, pero en la realidad, los niños están últimos. ¿Qué podemos hacer los periodistas para modificar esta situación?. En primer lugar es importante conocer los instrumentos que nos proponemos defender. Para iniciarse en este tema se recomienda leer la Convención sobre los Derechos de los Niños que fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas 1989, ratificada por la Argentina en 1990 e incorporada a la Constitución Nacional en 1994.
Desde entonces la situación de la infancia no ha hecho más que empeorar. Esto nos indica la necesidad de que la convención sea asumida por todos los sectores de la sociedad para que algo empiece a cambiar. Para ello, el primer paso a seguir es la difusión y promoción de estos derechos a través de los medios y en este sentido los periodistas tenemos un papel trascendente que cumplir a favor de los niños y las niñas de nuestro continente.

Los niños y las niñas no son responsables de la situación por la que atraviesan y muchas veces los medios utilizan un lenguaje abusivo que tiende a culpabilizarlos o criminalizarlos.

Cómo tratar la infancia en los medios

El tratamiento de la niñez en los medios es uno de los más complejos porque se trata de un eje que atraviesa todos los temas: pobreza, violencia familiar, explotación sexual y laboral, educación, salud, discapacidad, sexismo, derecho a la expresión, entre muchos otros.

Si el medio y el periodista incorporan pautas de periodismo social para una correcta cobertura de los temas enumerados, tendrán más recursos para cubrir con mayor efectividad la temática de la infancia. 

El pedagogo italiano, Francesco Tonucci, que lleva adelante el programa “La ciudad de los niños” en Fano (Italia) y en muchas ciudades del mundo como Rosario, en Argentina, afirma que si una ciudad es buena para los niños, lo es para todos los demás. Si es así, será inclusiva para los adultos mayores, que no correrán peligro al cruzar las calles; para las personas con alguna discapacidad porque estarán contempladas en el diseño; y para la supervivencia de la familia porque estará centrada en ella.

En la misma línea podemos decir que si una sociedad es inclusiva con los niños, lo será con todas las minorías. Podemos pensar que ese es un buen parámetro para medir la calidad de vida de esa población, una suerte de ISO social.


Qué dice la Convención de los Derechos de los Niños con respecto a los medios de comunicación:

Artículo 17

Los Estados Partes reconocen la importante función que desempeñan los medios de comunicación y velarán por que el niño tenga acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, en especial la información y el material que tengan por finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental. Con tal objeto, los Estados Partes:

a) Alentarán a los medios de comunicación a difundir información y materiales de interés social y cultural para el niño, de conformidad con el espíritu del artículo 29;

b) Promoverán la cooperación internacional en la producción, el intercambio y la difusión de esa información y esos materiales procedentes de diversas fuentes culturales, nacionales e internacionales;

c) Alentarán la producción y difusión de libros para niños;

d) Alentarán a los medios de comunicación a que tengan particularmente en cuenta las necesidades lingüísticas del niño perteneciente a un grupo minoritario o que sea indígena;

e) Promoverán la elaboración de directrices apropiadas para proteger al niño contra toda información y material perjudicial para su bienestar, teniendo en cuenta las disposiciones de los artículos 13 y 18.

 

Algunas pautas de edición que permiten un mejor abordaje de la niñez en los medios:

Los niños y las niñas son individuos. Tienen la misma categoría que los adultos como miembros del género humano. Los niños no son las posesiones de sus padres ni del estado, ni tampoco son personas en formación. Los medios de comunicación deben respetar su derecho a la expresión y, respetando su integridad y seguridad, deben tomarlos como fuentes.

Siempre se debe proteger la seguridad de los niños y las niñas. Se debe evitar dar apellidos reales o direcciones de los niños y niñas en las coberturas.

El respeto es el eje del tratamiento periodístico. Es decir, tampoco es deseable la infantilización de la infancia que vemos en muchos medios.

Evitar la espectacularización de la infancia. Cómo saber si estamos haciéndolo bien. Es muy fácil, imaginarnos a nosotros mismos en el lugar de ese niño y pensar si estamos siendo respetados. Recuerdan el caso de la niña de Tucumán expuesta en todos los canales de televisión.

Se debe evitar el uso de imágenes de niños o adolescentes que tengan connotaciones sexuales. Como por ejemplo, las Lolitas en la tapa de la revistas.

No criminalizar. Los niños y las niñas no son responsables de la situación por la que atraviesan y muchas veces los medios utilizan un lenguaje abusivo que tiende a culpabilizarlos o judicializar a los chicos y chicas.

 

Uso del lenguaje:

Niño y niña. 

Al ratificar y aprobar la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (Ley 23.849), Argentina establece que dentro de su territorio se entiende por niño a todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad.

“Ser niño o niña no es ser `menos adulto´, la niñez no es una etapa de preparación para la vida adulta, la infancia y la adolescencia son formas de ser persona y tienen igual valor que cualquier otra etapa de la vida”.

Fuente: Cillero Bruñol, Miguel “Infancia, autonomía y derechos”, Editorial Mimeo, 1997.

Resiliencia. 

Es un concepto que viene de la física y que sirve para describir la capacidad de algunos materiales de recobrar su forma original después de ser sometidos a una presión deformadora. El término fue adoptado en los años ochenta por las ciencias sociales para caracterizar a aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en condiciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y socialmente exitosos.

En muchos casos es utilizado por las organizaciones que trabajan con los adolescentes.

Fuente: Agencia Nacional por los derechos de la infancia, Brasil y Periodismo Social.


Chicos de la calle.

Se utiliza para llamar a los niños y jóvenes que pasan sus días en las calles. El periodismo social prefiere no usar esta expresión. La expresión más correcta sería "chicos en situación de calle" o "en situación de vulnerabilidad" .

Las investigaciones constatan que casi el 100% de ellos tienen un hogar, una dirección, una referencia aunque muy diferente de la dirección normal de familia. Muy pocos duermen en las calles. Existen, en verdad niños fuera de escuela, fuera de comunidad y a veces fuera de la familia.

El peligro de usar ese concepto, especialmente en los medios de comunicación, es que profundiza la discriminación que ya existe sobre estos chicos. Induce a pensar que "ser de la calle" es una condición "natural inmodificable", casi como ser alto o bajo, en lugar de ser advertido como una condición circunstancial. Otro aspecto negativo de este concepto es que atribuye la responsabilidad de su situación al niño o su familia y excluye a la sociedad de sus obligaciones.

Fuente: Andi y Periodismo Social


Prostitución Infantil.

El periodismo social prefiere no usar esta expresión porque connota la aceptación o voluntad del niño de acceder a un intercambio sexual con un adulto a cambio de dinero.

La expresión más correcta es “explotación sexual infantil”, ya que detrás de esta situación siempre existe un adulto que lo incita u obliga a la acción para su provecho económico.


Trabajo Infantil.

El estado y la sociedad son obligados a proteger a los niños de cualquier forma de explotación laboral. La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CIDN) establece, en su artículo 32, que todos los niños tienen derecho a “estar protegidos contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social”.

En el país, el trabajo de los niños está regulado a través de la Ley de Contrato de Trabajo (Ley Nº 20.744, artículos 187 a 195), que establece en los 14 años la edad mínima de admisión al empleo en cualquier actividad, persiga o no fines de lucro.

Argentina, a su vez, ratificó los Convenios 138 de la OIT “sobre la edad mínima de admisión al empleo”, que estableció que la edad mínima para trabajar no puede ser inferior a los 14 años o a la edad en que cesa la obligación escolar (Ley 24.650, artículo 2, inciso 3) y el Convenio 182 de la OIT, que se propone erradicar las “peores formas de trabajo infantil”.

 

Qué podemos hacer los periodistas. El caso Andi:

La Agencia de Noticias por los derechos de la Infancia de Brasil trabaja desde hace una década para contribuir a la calidad de la información pública en torno a los temas relevantes para la promoción y defensa de los derechos de la Infancia y la adolescencia.

Para eso busca estimular el dialogo pro-activo, profesional y ético entre los actores de la sociedad civil y la prensa. Es un caso que nos puede servir de guía para evaluar la importancia de los periodistas comprometidos en el éxito de alguna causa.

Entre algunas de sus múltiples actividades (premios, concursos y guías) desarrollan una investigación anual sobre la cantidad y calidad de las notas publicadas en los medios gráficos. Con esa información realizan un ranking que devuelven a los medios y ha impactado en la cantidad de las notas y en el modo de tratar la temática. En 1996, con el primer informe, apenas llegaron a contar 11 mil inserciones del tema de la infancia en la prensa gráfica brasileña, en el 2002, después de un trabajo sistemático han relevado 100 mil apariciones.

Es una organización que cuenta con el apoyo de organismos internacionales y emplea a más de 60 personas. Desde hace dos años armó una red nacional y en estos momentos promueve una red latinoamericana. En la Argentina, el nodo de esa red es Periodismo Social.

 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

La violencia es el tema más tratado en los noticieros argentinos a la hora de hablar de niños, niñas y adolescentes: ocupa el 43,2 por ciento de las noticias y la mayoría de las notas no contextualizan.

Periodismo Social - 2011