POR UNA COMUNICACIóN DEMOCRáTICA DE LA NIñEZ Y LA ADOLESCENCIA

8 de Agosto, 2013

Por una comunicación democrática de la Niñez y la Adolescencia

Actualmente, la inserción en la sociedad y la defensa de los derechos están ligadas fuertemente a la oportunidad de “tener voz” dentro de nuestras comunidades. A su vez, la comunicación mediática se ha convertido en una herramienta fundamental para el acceso a la información y el derecho a comunicar. Sin embargo, hay actores sociales que aún se ven privados de las oportunidades para difundir sus mensajes, para ser escuchados y generar visibilidad de sus acciones y pensamientos: se trata de los niños, las niñas y los adolescentes.

Los niños, las niñas y los adolescentes no posee los recursos organizativos para intervenir en la vida pública y tampoco son escuchados por lo general para hacer aportes inclusive respecto a cuestiones que los atañen.
 
Y esto ocurre en un contexto en el que los derechos comunicacionales de la niñez y la adolescencia están contemplados, entre otras normas, en la Convención de los Derechos del Niño, y en nuestro país, en la Ley Nacional N° 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual. 
 
Es por esto, que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), el Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia (CONACAI), y la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, coordinaron sus esfuerzos para dar a conocer e impulsar el cumplimiento de los derechos de comunicación de los niños, niñas y adolescentes, lanzando la publicación: "Por una comunicación democrática de la niñez y la adolescencia", que busca reflexionar sobre el tratamiento que tienen hoy, en la comunicación audiovisual, la niñez y la adolescencia, además de promover prácticas periodísticas que garanticen sus derechos y los tomen en cuenta como una referencia ineludible en los temas que los afectan. 
 
“Gran parte de la comunicación periodística habitual reproduce y refleja la discriminación que padecen chicas, chicos y ado- lescentes en nuestra sociedad. Este segmento de la población, que salvo en el caso de los adolescentes estudiantes casi no tiene instancias de representación social, no es tomado como un actor social en paridad con los demás, con su capacidad de hacer aportes al conjunto que integra e involucrarse, opinar y decidir sobre los asuntos que le conciernen”, afirma el informe elaborado por estos organismos, donde se señala que el tratamiento de la información está basado en una mirada “adultocéntrica”, en el sentido de estar organizado y pensado por adultos, “en función de sus intereses y obligaciones, sobre todo para garantizar las condiciones de la productividad que el sistema les impone”.
 
¿Y qué implica esto? Que, habitualmente, los medios de comunicación reproducen el esquema según el cual la niñez y adolescencia deben ser objeto de control de los adultos, quienes serían los portadores del derecho “natural” a decidir por ellos sin necesidad de pedirles opinión.
 
Un ejemplo de ello -indica la publicación-, es el tratamiento que se dio respecto al debate sobre el derecho a votar desde los 16 años, que vislumbró una gama de prejuicios y estereotipos reproducidos desde los medios de comunicación.
 
Otro punto sobre el que reflexiona el material se vincula con la visión de los niños, niñas y adolescentes, por un lado, únicamente como consumidores (sin tomar en cuenta la incidencia de los mensajes violentos y sexualmente explícitos), y por el otro, como “menores” (niñas, niños y adolescentes en situación de pobreza, o víctimas de violaciones, de abandono, o acusados de entrar en conflicto con la ley penal).
 
Frente a esto, se encuentra en vigencia la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y las normas a las que se refiere relativas a la niñez y la adolescencia, que promueven fuertemente la participación y el involucramiento de chicas, chicos y adolescentes en la comunicación, como receptores críticos de los mensajes de los medios y como generadores de esos mensajes en los asuntos que les conciernen, según su nivel de desarrollo y tomando como referencia principios básicos como el derecho a buscar información y a difundirla.
 
Para descargar el material, ingresar a: www.unicef.org/argentina/spanish/ComDemocratica_web.pdf
 
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

El mundo tiene la mayor ola migratoria de su
historia. Se estiman en 200 millones los que se han
ido de sus países de origen en los últimos años.

Cepal, 2011