PESE A LOS SUBSIDIOS, SIGUEN ALTOS EL TRABAJO Y LA POBREZA INFANTILES

28 de Agosto, 2012

Pese a los subsidios, siguen altos el trabajo y la pobreza infantiles

Según conclusiones de un estudio desarrollado por la Universidad católica Argentina, la Asignación Universal por Hijo contribuyó a bajar los porcentajes de pobreza de niños, niñas y adolescentes, pero actualmente todavía el 33,1 por ciento de la población urbana menor de 18 años vive en hogares pobres. En total, serían 3 millones de niños y jóvenes que se encuentran en estas condiciones.

Aunque más familias cobran la Asignación Universal por Hijo, todavía es alta la cantidad de chicos que trabajan y viven en hogares pobres.

El 33,1% de los menores de 18 años vive en esa condición. Son 3 millones de niños y jóvenes en las áreas urbanas, según un estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA.

La situación más vulnerable se ve en el conurbano bonaerense con el 36,2% y en Tucumán con el 52,1%.
 
El informe -que no incluye las poblaciones rurales- señala que en 2011 bajó del 40,3 al 33,1% la pobreza infantil y adolescente urbana . Y lo atribuye en gran medida a la Asignación por Hijo y a los ingresos aportados por el mayor número de chicos que salieron a trabajar .
 
“La reducción de la pobreza infantil urbana tuvo lugar en un contexto en donde aumentaron las oportunidades de trabajos precarios en el sector informal entre 2010-2011 -después de la crisis 2009-, debido fundamentalmente al crecimiento del consumo de los sectores medios y los trabajadores formales, quienes incentivaron el empleo en la producción informal, el comercio y los servicios personales. A través de un uso más intensivo de la fuerza de trabajo familiar disponible, incluyendo los niños y adolescentes, los hogares pobres lograron aumentar sus ingresos, y esto junto con la Asignación Universal por Hijo explica la caída de la pobreza del último año”, sostiene Agustín Salvia, Coordinador General del Programa Observatorio de la Deuda Social.
 
Los números del Observatorio indican que durante 2011, en distintos grados, la reducción de la pobreza infantil se manifestó en todas las edades y estratos sociales . Aun con ese progreso, queda que “a nivel urbano el 30,2% de los niños/as entre 0 y 4 años pertenecían a hogares bajo la línea de pobreza, el 32,4% entre 5 y 12 años y 36,8% entre 13 y 17 años”. La mayor pobreza infantil se concentra en las villas o asentamientos urbanos donde el 60,4% de los niños y adolescentes es pobre. En el resto, se reduce al 20,2%.
 
Ianina Tuñón es coordinadora y responsable del estudio, que señala que en los últimos 4 años pasó del 8,6 al 11,8% el trabajo de niños y adolescentes. Eso incluye “las actividades de ayuda a un familiar u otras personas en un trabajo , como negocio, taller u oficio, entre otros, o por su cuenta para ganar dinero, -trabajos en la vía pública como limpiar parabrisas, repartir diarios, mercancías, comidas o juntar papel o cartón- o tiene un trabajo como empleado o aprendiz”.
 
En 2011, según las edades, hubo un comportamiento dispar: se redujo entre los de 5 a 13 años y subió en la franja 14 a 17 años. La suba se vio en la Ciudad de Buenos Aires y Rosario entre hogares ubicados en villas y asentamientos. De todos modos, el informe reconoce que “la problemática del trabajo en niños y adolescentes es relevante en el Conurbano Bonaerense (12%), mientras que en la Ciudad de Buenos Aires es menor, 3,6%”.
 
“Es fácil advertir que el trabajo en actividades económicas aleja a los chicos y adolescentes de la escuela y la tendencia es creciente. En 2007, el 34% de los chicos/as que trabajan no asistían a la escuela. En 2011 fue del 40%”, concluye.
 
Fuente: Clarin

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Luego de la crisis de 2009, las tasas de indigencia y de pobreza en hogares con niños de 0-17 años cayeron en 2010 a 8,2% y 33,4%, respectivamente. Al año siguiente, en 2011, estas tasas continuaron bajando hasta llegar a 6,4% (indigencia) y 27,4% (pobreza). Durante 2012, en el contexto inflacionario y nuevamente recesivo de finales de ese año, si bien la indigencia descendió levemente a 6,1%, la pobreza se incrementó a 30,2%.

Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina 2012