PASAR DE LA INVERSIóN SOCIAL PRIVADA A LA VERDADERA RSE

15 de Marzo, 2012

Pasar de la Inversión Social Privada a la verdadera RSE

Como está detallado en la ISO 26000, “la característica esencial de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE) es la voluntad de las organizaciones de incorporar consideraciones sociales y ambientales en su toma de decisiones y de rendir cuentas por los impactos de sus decisiones y actividades en la sociedad y el medio ambiente. Para Zurich, el desarrollo sostenible alcanza sus tres dimensiones -económica, social y ambiental - que son interdependientes.

Como está detallado en la ISO 26000, “la característica esencial de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE) es la voluntad de las organizaciones de incorporar consideraciones sociales y ambientales en su toma de decisiones y de rendir cuentas por los impactos de sus decisiones y actividades en la sociedad y el medio ambiente. Esto implica un comportamiento ético y transparente que contribuya al desarrollo sostenible, cumpla con la legislación y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento. Implica que la RSE esté integrada en toda la organización, se lleve a la práctica en sus relaciones y tenga en cuenta los intereses de las partes interesadas o “stakeholders”1.

Esta definición que nos acerca la nueva normativa es un excelente marco para determinar y desarrollar una innovadora y transformadora estrategia de gestión sustentable en una compañía, ya que permite superar la tradicional concepción filantrópica vinculada a reducir la RSE a la estrategia de Inversión Social Privada, que se dedica a la relación con la comunidad, aunque ésta también sea fundamental y necesaria para un modelo de gestión socialmente responsable.

Por eso, además de tener en cuenta al stakeholder “comunidad” es importante profundizar en el vínculo con otros públicos de interés estratégicos para la empresa (empleados, proveedores, clientes, productores, gobierno, etc.), teniendo como perspectiva el desarrollo sostenible y la relación con el medio ambiente donde vivimos y ejercemos el negocio. Sin olvidar además, la responsabilidad respecto a cómo impactan las decisiones cotidianas de la empresa en cada uno de ellos.

Profundizamos así en el desafío de la función del área de RSE. En una conferencia, un responsable de este departamento dentro de una empresa decía que ellos “hacen hacer”, es decir, acompañan los procesos para que en cada sector de la compañía se cumplan las distintas políticas de RSE. De esta manera, brindan acompañamiento al director de Recursos Humanos que, junto a su equipo, es responsable de la gestión sustentable del público interno; facilitan las acciones necesarias para que el departamento de Compras asuma decisiones éticas y transparentes al contratar proveedores. Y así con cada una de las áreas de la empresa, fomentando a que cada una, en su gestión cotidiana incorpore valores éticos, ambientales y sociales sobre las decisiones que toma.

El desarrollo sostenible, como explica la norma antes mencionada, “consiste en satisfacer las necesidades de la sociedad respetando los límites ecológicos del planeta y sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus necesidades”; es una tarea de los empleados y, en especial de quiénes lideran la organización.

Para Zurich, el desarrollo sostenible alcanza sus tres dimensiones –económica, social y ambiental– que son interdependientes. Se expresa en: más de 45 años en la Argentina creando valor; centralización en el cliente; crecimiento rentable; gama de productos orientados a los distintos segmentos de la población; una historia de compromiso de pago; solidez financiera; políticas de Inversión Social de más de 10 años con foco en la cultura, la educación y el voluntariado corporativo; normas internacionales para el análisis y suscripción de riesgos; claras normas de ética y compliance (Zurich Basics, nuestro código de conducta); una estrategia laboral transparente y de desarrollo de nuestros empleados.

En este marco, algunos de los aprendizajes significativos que nos fueron útiles para crecer en términos de gestión sustentable, fueron, en primer lugar, alinear las alianzas con los actores sociales cuya misión sea acorde a los atributos de la marca y; en segunda instancia, desarrollar las alianzas adecuadas con los actores adecuados, planes y programas de largo plazo.

Como herramientas de medición para rendir cuenta de los resultados de las acciones, desarrollamos un "índice de gestión e impacto" que evalúa las distintas variables que traducen el compromiso de las personas que asumen responsabilidades en los programas de acción en la comunidad (particularmente nuestro programa de voluntariado corporativo “VoluntarioZ”.

Concluyendo, creo que como sector, la industria del seguro debe difundir la importancia de promover la cultura aseguradora en la comunidad, posicionando al seguro como una manera de ahorro y protección. Y destacar la prevención (seguridad vial por ejemplo) y los posibles riesgos que pueden impactar a las personas y al medio ambiente.

NICOLAS FEDERICO RSE - ZURICH

Fuente: IARSE

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Del total de las personas viviendo con VIH en el mundo, que están en condiciones de entrar en tratamiento, el 47% lo tiene, mientras que el 53% carece del mismo.

ICW Global - 2011