MISIONEROS SOLIDARIOS CON UN TECHO PARA MI PAíS EN NEUQUéN

2 de Febrero, 2012

Misioneros solidarios con Un Techo para mi país en Neuquén

Un grupo de 24 jóvenes de un Techo Para Mi País Misiones se sumó a la delegación de un total de 500 voluntarios de todas las sedes del país de la organización no gubernamental. Participaron del sueño de unas 100 familias carenciadas, con la construcción de viviendas propias en los barrios Malvinas Argentinas y Nahuel Hue, de San Carlos de Bariloche, Río Negro.

La misión se llevó a cabo del 7 hasta el 13 de enero pasado, después de un trabajo previo logístico de tres meses que llevó adelante la ONG.

El grupo de trabajo que se conformo en Bariloche estaba integrado por chicos de entre 18 a 30 años de edad, que pertenecen a diferentes lugares del país como ser Buenos Aires, La Plata, Córdoba, Salta, Neuquén, Misiones y de otros países como ser Chile, Brasil, Paraguay, Bélgica, Alemania, EEUU, Israel, entre otros.

Un verdadero ejemplo de jóvenes que sienten el espíritu solidario en beneficio de gente con diferentes carencias, en este caso, habitacional. Gastón Fourcade y Mariana Orlinsky son los directivos de la sede de Un Techo Para Mi País Misiones, y relataron a MisionesOnLine el resultado exitoso de esta experiencia, sus expectativas para seguir sumando voluntarios al proyecto solidario y adelantaron las acciones a seguir puntualmente en Misiones.

"El numero 24 parece poco, pero es muchísimo en cuanto al aporte que cada uno da para concretar este proyecto solidario. Ver esa parte cruda de Bariloche, que no solamente a partir de las cenizas se vio afectado, sino que como muchos lugares del país, también tiene familias de pobreza extrema, carenciadas de recursos y que también sueñan con un techo propio", explicó la subdirectora de la delegación de Misiones, Mariana Orlinsky.

Fueron jornadas arduas de trabajo, pasamos por todos los climas, tuvimos que adaptar la construcción a las condiciones naturales del lugar , era un sistema nuevo, fue una experiencia nueva para todos en muchos sentidos, pero todo salió según lo programado y volvimos sumamente felices de la tarea cumplida en la Patagonia", agregó.

Orlisky trabaja en la ONG desde el inicio de las actividades en la provincia en el año 2009. "Desde que comenzamos a trabajar en el proyecto, llevamos construidas un total de 89 viviendas sociales en tres barrios de Posadas (Barrio Belén en Itaembé Mini; Br° Espacios Verdes frente al Mercado Central y en el barrio conocido como ex Manantiales, próximo al aeropuerto).

Para este año, estamos trabajando para construir otras 150 viviendas sociales en los tres barrios que ya estamos trabajando y en otros tres más", adelantó.

Además, otro desafío de la ONG para este año es "avanzar en las gestiones iniciadas para extendernos con una sede en Oberá, donde se está realizando un relevamiento e instalar una nueva sede", agregó.

En ese contexto, la directora invitó a nuevos jóvenes a sumarte a esta iniciativa solidaria. "Los jóvenes no son solo el futuro, también son el presente y pueden trabajar desde ahora por cambiar la realidad, construir un futuro mejor desde su lugar, mejorar lo que puedan, pero también adquirir una visión distinta, mas comprometida con la realidad y la sociedad toda", dijo.

Un Techo para Mi País trabajó de manera conjunta con otras organizaciones, como Nutrir Patagonia y Fundación Petisos, que brindaron un fuerte apoyo, como también empresas que se sumaron con su colaboración económica para poder lograrlo.

“Me cambió la mirada de la vida”

Para la joven voluntaria Liza Marien Legendre, que por primera vez participó de la experiencia solidaria y se sumó a Un Techo Para Mi País, "es muy difícil explicar en palabra lo que se siente, es una experiencia única", dijo. "Como enseñanza personal me dejo mucho; todos los problemas que uno pueda tener cuando entra en contacto con esa realidad, inmediatamente pasan a un segundo plano; uno vuelve con un tsunami de emociones, aprende a valorar lo que uno tiene, comprende que la riqueza se mide por lo inmaterial; las familias muy humildes, sin tener nada nos dan tanto! desde un mate, un abrazo, una sonrisa de los niños; uno se llena el alma. Es único y hay que vivirlo", invitó.

Por otra parte, destacó la posibilidad de encontrar un espacio de "grupos de jóvenes que se están moviendo para construir otra realidad; que no solo debate sobre el futuro de nuestro país, sino que actúa para modificarlo; y que con estas acciones solidarias, voluntarias, demuestra que es capaz de hacerlo", expresó.

Legendre tomó contacto con la organización por medio de una amiga. "Pero hay que tener una motivación interna por participar, el deseo de cambiar la realidad de nuestro país y que mejor que hacerlo de la mano de una ONG compuesta por jóvenes con independencia política y sin vinculación con la religión", indicó.

Además del contacto con las familias, la experiencia fue doble para los jóvenes, ya que también compartieron la convivencia entre 500 voluntarios de distintos puntos del país y del exterior, durante los 10 días que duró el viaje. "La convivencia fue espectacular, sin inconvenientes; estábamos todos para un gran fin que era construir hogares para 100 familias de Bariloche entonces las peleas o roces de la convivencia son inexistentes, el espíritu de cooperación, de compañerismo que se vive es admirable", aseveró Legendre.

Finalmente, la joven convocó a sumarte al equipo de voluntarios. "Creo que como jóvenes tenemos la responsabilidad de que el futuro sea otro; la pobreza es una realidad que hay que enfrentar y no ignorar, y cada uno puede sumar porque cuanto más seamos mayor será el cambio; y ayudar en la construcción de una sociedad más justa es darle sentido a la vida", concluyó.

Fuente: Misiones Online

 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

En la Argentina hay unos 980.000 de alumnos en instituciones educativas rurales, casi el 10% de la matrícula educativa del país.

Red de Comunidades Rurales - 2009