LOS JóVENES ARGENTINOS LEEN MENOS LIBROS QUE LA MEDIA MUNDIAL

23 de Octubre, 2012

Los jóvenes argentinos leen menos libros que la media mundial

Se trata de una encuesta realizada por la consultora internacional Gfk que compara a los jóvenes argentinos con sus pares del mundo. Según concluye el informe, la mayoría de los encuestados están muy interesados en actividades relacionadas con el esparcimiento, el entretenimiento y en pasarla bien sin tomar demasiadas responsabilidades. Como contraparte, están lejos de actividades como la lectura de libros.

"Los jóvenes argentinos prefieren divertirse". Sería una buena síntesis de este estudio. Se trata de una encuesta realizada por la consultora internacional Gfk que compara a los jóvenes argentinos con sus pares del mundo.

Según concluye el informe, la mayoría de los encuestados, están muy interesados en actividades relacionadas con el esparcimiento, el entretenimiento y en pasarla bien sin tomar demasiadas responsabilidades. Por esto eligen, por ejemplo, pasatiempos o profesiones como la cocina. Estas actividades están de moda y se las relaciona con la buena apariencia personal ("son cool", o así se ven quienes las llevan cabo).
 
Como contraparte, están lejos de actividades como la lectura de libros. Según se desprende, los jóvenes locales buscan un "menor compromiso" en este punto: están debajo de la media a la hora de leer libros; sin embargo, están muy por encima en lectura de diarios y revistas (y estas últimas ganan más terreno aún en los últimos años). Se suma a esta tendencia el escaso interés de los argentinos de entre 17 y 19 años (comparados con sus pares del mundo) por visitar museos y muestras de arte.
 
Salir con amigos y pareja
 
GfK, compañía multinacional alemana de investigación de mercado (con presencia en Argentina desde 2006), realizó este estudio para comparar los gustos, las conductas, los comportamientos y pensamientos relacionados con el ocio, el esparcimiento y el estilo de vida de los jóvenes argentinos con sus pares del resto de América latina y del mundo.
 
La directora de GfK en la Argentina, Valeria Bellani, explica, en primer término, que la información parte de una investigación (entrevistas cara a cara o vía Internet) llevada a cabo sobre una muestra de 37.000 personas (de ambos sexos) de entre 15 y 19 años de edad que habitan en los principales 25 países de las regiones más representativas del planeta. En la Argentina la muestra fue de 1500 casos.
 
"Los adolescentes locales son altamente sociales y disfrutan más que el promedio mundial de participar en actividades relacionadas con el ocio y el entretenimiento, tanto dentro como fuera de sus casas (y al aire libre), con amigos y en pareja", sostiene.
 
Desde GfK, además, ponen gran énfasis en que la cocina es un gran componente en la vida de los adolescentes argentinos: "Además de tener un estilo de vida relacionado con salir y divertirse, nuestros jóvenes se interesan mucho por todas las actividades relacionadas con la cocina".
 
Libros no, pero diarios sí
 
El tema de la lectura es un apartado especial. Se evidencia un escaso interés por la lectura, pero ésto parece referir a los libros solamente, ya que consultados acerca de otras opciones, un alto porcentaje dice leer diarios y revistas al menos una vez por semana (con niveles superiores a media mundial).
 
Haciendo un análisis más específico en el análisis, se percibe que el rango de los jóvenes del segmento 'menores´ -chicos de entre 15 y 19 años- y de los de niveles socioeconómicos más bajos son quienes menos se acercan a este hábito de la lectura, ya que los 'mayores' -de entre 17 y 19- y los de ingresos más altos suelen leer muchos libros e incluso diarios y revistas (y los varones dan mucha más importancia que las mujeres a temas relacionados con economía y finanzas).
 
Los chicos de entre 15 y 17 años son más adeptos a los videojuegos y a realizar actividades físicas y al aire libre, tiempo que los más grandes parecen ocupar en la lectura. Se destaca también el hecho de que los jóvenes de niveles socio económicos más bajos pasan mayor cantidad de tiempo jugando a video games que los de sectores más pudientes.
 
Además del bajo interés manifiesto por la lectura de libros, los jóvenes locales no dicen ser muy adeptos a ir al cine, ni a museos ni a exhibiciones, como tampoco gustan de sentarse a comer, desayunar (o simplemente tomar algo) en restaurantes y confiterías.
 
Fuente: La Nación
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Un 29,9% de los hogares misioneros no tiene conexión a la red de agua potable.

Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana - Censo 2010