INTENSIFICACIóN DEL ESFUERZO PARA ELIMINAR EL VIH/SIDA

25 de Febrero, 2012

Intensificación del esfuerzo para eliminar el VIH/SIDA

La Declaración Política adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 10 de junio de 2011, pide que, aún dentro del contexto de la austeridad fiscal y de los múltiples desafíos del desarrollo mundial, se adopten mayores esfuerzos para poner fin a la epidemia, con objetivos ambiciosos para 2015: cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida.

 

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció en 2011 una serie de metas nuevas y ambiciosas en su  Declaración política sobre el VIH/SIDA: intensificación de nuestro esfuerzo para eliminar el VIH/SIDA, en la que presta especial atención a un conjunto de objetivos definidos, con plazos concretos, para poner fin al VIH y mejorar la salud de las comunidades.
 
Dentro del contexto de la austeridad fiscal y de los múltiples desafíos del desarrollo mundial, la Declaración política de 2011 pide mayores esfuerzos para poner fin a la epidemia y vuelve a comprometer a los Estados Miembros con el objetivo de alcanzar el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y apoyo relacionados con el VIH. Contiene objetivos ambiciosos para 2015 y refleja un apoyo unánime a la visión de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. También reconoce que la movilización de recursos es una responsabilidad compartida.
 
Entre otros puntos, el documento destaca el establecimiento de ONU-Mujeres como nueva instancia que puede jugar un papel importante en los esfuerzos mundiales para combatir el VIH mediante la promoción de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, que son fundamentales para reducir la vulnerabilidad de las mujeres al VIH.
 
La Declaración reafirma que la plena realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos es un elemento esencial en la respuesta mundial a la epidemia del VIH, inclusive en materia de prevención, tratamiento, atención y apoyo; y reconoce que hacer frente al estigma y la discriminación de que son objeto las personas que viven con el VIH, presuntamente viven con el VIH o se ven afectadas por él, incluidas sus familias, es también un elemento crítico en la lucha contra la epidemia mundial del VIH. Se señala además  la necesidad, según los casos, de fortalecer las políticas y la legislación nacionales para hacer frente al estigma y la discriminación.
 
Liderazgo: unirse para poner fin a la epidemia del VIH
 
En la Declaración política sobre el VIH/SIDA de 2011 el tema del género se destaca como uno de los aspectos transversales, al establecer un fuerte compromiso para eliminar las desigualdades, el maltrato y la violencia por motivos de género; aumentar la capacidad de la mujer y la adolescente para protegerse del riesgo de infección por el VIH, principalmente mediante la prestación de asistencia sanitaria y servicios de salud, incluidos los servicios de salud sexual y reproductiva; así como el pleno acceso a una información y una educación amplias.
 
Otras de las disposiciones consignadas en el documento apuntan a asegurar que la mujer pueda ejercer su derecho a tener control sobre las cuestiones relacionadas con su sexualidad, incluida su salud sexual y reproductiva; la garantia de tomar libre y responsablemente decisiones al respecto para aumentar su capacidad de protegerse de la infección por el VIH, sin coerción, discriminación ni violencia; y adoptar todas las medidas necesarias para crear un entorno propicio al empoderamiento de la mujer y reforzar su independencia económica. Al mismo tiempo se reitera en este contexto, la importancia del papel del hombre y el niño para lograr la igualdad entre los géneros.
 
Prevención: ampliar la cobertura, diversificar los enfoques e intensificar los esfuerzos para poner fin a las nuevas infecciones por el VIH
 
En el documento se reafirma que la prevención del VIH debe ser la piedra angular de las respuestas nacionales, regionales e internacionales a la epidemia del VIH; y en este sentido se afianza el compromiso de redoblar los esfuerzos de prevención del VIH adoptando todas las medidas posibles para aplicar enfoques de prevención amplios y fundados en pruebas, que tengan en cuenta las circunstancias y los valores éticos y culturales locales que incluyen estrategias como: sensibilizar y alentar a los hombres y los niños para que participen activamente en la promoción de la igualdad entre los géneros; organizar campañas de concienciación pública e impartir educación bien orientada sobre el VIH para sensibilizar al público sobre el virus; y facilitar el acceso a servicios de atención de la salud sexual y reproductiva, entre otras acciones.
 
Los países se comprometen a demás a tratar de reducir la transmisión sexual del VIH en un 50% para 2015; tratar de reducir la transmisión del VIH entre las personas que se inyectan drogas en un 50% para 2015; a tratar de eliminar la transmisión maternoinfantil del VIH para 2015 y a reducir sustancialmente las muertes maternas relacionadas con el SIDA.
 
Tratamiento, atención y apoyo: eliminar las enfermedades y las muertes relacionadas con el SIDA
 
Entre otras disposiciones, en materia de tratamiento, atención y apoyo, la estrategia apunta a acelerar los esfuerzos encaminados a lograr el objetivo del acceso universal al tratamiento antirretroviral, con el objetivo de que 15 millones de personas que viven con el VIH reciban tratamiento antirretroviral para 2015; apoyar la reducción de los costos unitarios y a mejorar el suministro del tratamiento del VIH; formular e implementar estrategias para mejorar el diagnóstico del VIH infantil y mejorar considerablemente el acceso al tratamiento de los niños y adolescentes que viven con el VIH.
 
Se invita a las organizaciones internacionales pertinentes, incluída la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y otras entidades relacionadas con la producción y entrega de los medicamentos antirretrovirales, a prestar a los gobiernos nacionales de los países en desarrollo la asistencia técnica y para el fomento de la capacidad que estos les soliciten para apoyar sus esfuerzos por aumentar el acceso a los medicamentos y el tratamiento en relación con el VIH.
 
Fomentar los derechos humanos para reducir el estigma, la discriminación y la violencia relacionados con el VIH
 
A través de esta declaración política los países se comprometen a intensificar los esfuerzos nacionales encaminados a crear marcos jurídicos, sociales y normativos en cada contexto nacional a fin de eliminar el estigma, la discriminación y la violencia relacionados con el VIH y promover el acceso a servicios de prevención, tratamiento, atención y apoyo en materia de VIH, así como el acceso no discriminatorio a servicios de educación, atención de la salud, empleo, servicios sociales y protección jurídica.
 
Se examinarán, según proceda, las leyes y políticas que inciden negativamente en la ejecución satisfactoria, eficaz y equitativa de los programas de prevención, tratamiento, atención y apoyo en materia de VIH; y se apoyarán las estrategias nacionales en materia de VIH y SIDA que promueven y protegen los derechos humanos, incluidos los programas destinados a eliminar el estigma y la discriminación de las personas que viven con el VIH . También se establecen medidas especiales para proteger los derechos de mujeres, niños y jóvenes.
 
Finalmente el documento presenta los compromisos hacia 2015 frente a los recursos destinados a la respuesta al SIDA, el refuerzo de los sistemas de salud e incorporación del VIH y el SIDA en iniciativas más amplias de salud y el desarrollo, la investigación y desarrollo como elemento clave de la prevención, el tratamiento y la cura del VIH, y la vigilancia y seguimiento a las metas propuestas.
 
Fuente: ONUSIDA
 
Contacto:
ONUSIDA
20 avenue Appia. 1211 Ginebra 27, Suiza
Tel: (41 22) 791 46 51
 
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Cada segundo se gastan 1.500.000
dólares en armamentos. Con una reducida fracción de ellos, se podría cambiar la situación de los niños hambrientos.

CEPAL