FUGAS DEL HOGAR: CADA VEZ MáS CHICOS

19 de Julio, 2012

Fugas del hogar: cada vez más chicos

Los casos de chicos que se van de su casa por voluntad propia no paran de crecer. Así, al menos, lo aseguran en Missing Children Argentina, donde sus autoridades admiten recibir tres denuncias por día, de las cuales la mayor parte pertenecen a la provincia de Buenos Aires y, según se alerta, tienen como protagonistas a chicos de edades cada vez más bajas.

Desde Missing Children Argentina aseguran que crecen los casos de menores extraviados y que bajan sus edades.

Si bien la mayoría aparece a los pocos días, los expertos reconocen un aumento del problema bastante notable. “Lo que no podemos determinar es si hay muchos más casos o si ahora se denuncian más”, dice Lidia Grichener, presidente de la ONG internacional que busca niños perdidos, aunque aclara que “todo indica que los nenes buscan la fuga de su casa a edades que antes no lo hacían”.
 
Los expertos apuntan que, hasta hace poco, las fugas de hogar estaban más vinculadas a las turbulencias adolescentes, e incluso que esas fugas crecían a fin de año, que es la época en la que aparecen los conflictos familiares relacionados con los exámenes o el fracaso escolar. “Muchos chicos temen volver a casa si les fue mal”, dice Grichener.
 
Claro que hay episodios de violencia física o psicológica y casos de abusos que pueden llevar a un adolescente a tomar la decisión de irse de su casa, pero el denominador común más frecuente en estas historias suele ser la falta de comunicación y de afecto entre padres e hijos.
 
“El fenómeno creció en los últimos años -asegura Grichener-. Hace cinco años la mayoría de las fugas se daban en chicos de 14 o 15 años, pero ahora vemos que lo más común son nenes de diez u once años. Hace poco hasta tuvimos el caso de una nenita de seis años que quiso escaparse de su casa”.
 
Algunas razones
 
Cuando el que se fuga es un niño la historia que lo explica suele estar asociada a la esfera íntima, a una conflictiva familiar que alcanza niveles de una gravedad tal que empuja al chico a ponerle el cuerpo a una decisión que, muchas veces, ni siquiera comprende en su verdadera dimensión.
 
Desde enero de 2000 hasta abril pasado, Missing Children de Argentina registró en la provincia de Buenos Aires más de 5 mil casos de chicos perdidos, de los cuales casi 140 siguen sin resolverse. Y todos, los aparecidos y los que aún no lo hicieron, forman parte de una problemática que crece a pasos firmes y que, según las entidades que se ocupan del tema, en la mayoría de las historias tiene una raíz común: la pobreza y la marginalidad.
 
“Aunque no necesariamente con fines de captura, la inducción a irse de la casa también se da mucho en las relaciones por internet -aporta Grichener-. A veces chicos y chicas encuentran a alguien en el chat que les propone escapar para conocerse, y eso impulsa la fuga a una edad en que suelen cuestionarse las reglas de la propia casa”.
 
Según estadísticas de esta ONG, un 59% de la fugas de hogar se dan hoy entre los 13 y 17 años y responden en cuatro de cada diez casos a “crisis de identidad”, propias de “una edad en que el diálogo con los padres resulta siempre muy difícil”.
 
Pero si la comunicación entre padres e hijos adolescentes siempre ha sido muy difícil, “en épocas de crisis como la actual suele serlo aún más. Preocupados por cuidar sus trabajos, hoy muchos adultos no dedican tiempo suficiente a hablar con sus hijos para enterarse qué les pasa. Y así, hasta un fracaso escolar puede derivar eventualmente en una fuga”, sostiene la experta.
 
La presidente de Missing Children Argentina reconoce sin embargo las limitaciones de los datos estadísticos de su organización, dado que en ellos no figura entre las causas de fuga otro trasfondo que, como se dijo, los asistentes sociales advierten con gran asiduidad en algunos de estos casos: la violencia familiar.
 
Fuente: El Día

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

La indigencia alcanza el 12,8 por ciento de la población en America Latina (73 millones de personas)

Panorama Social de América latina,2011