EL ROL SOCIAL DE LOS ENTES REGULADORES: EL CASO DE LA CNRT

11 de Junio, 2012

El rol social de los Entes Reguladores: el caso de la CNRT

En el marco de la tragedia ferroviaria de Once, en el cual se han cambiado las autoridades de la Secretaría de Transporte de la Nación, se ha creado el Ministerio del Interior y Transporte, se ha rescindido la concesión a Trenes de Buenos Aires (TBA) y se han detenido a sus autoridades, Poder Ciudadano presenta un informe sobre los Entes Reguladores.

La responsabilidad para un buen funcionamiento de los servicios públicos depende de todos los sectores involucrados: empresas prestadoras, usuarios y consumidores, y principalmente del Estado, quien por medio de la tarea de sus organismos de control debe velar por el interés general.

"Es por ello que creemos necesario poner el foco también sobre el trabajo de la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte), para que las tragedias evitables no vuelvan a ocurrir. Deseamos que esta nueva etapa en la gestión estatal sobre el transporte afiance los controles y tome nota de los errores cometidos para no repetir la historia", dice Poder Ciudadano al presentar el informe: "El rol social de los Entes Reguladores: el caso de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT)"*

Conclusiones y recomendaciones del Informe

Respecto al desempeño de la CNRT, entonces, cabe concluir que se deberían arbitrar los medios para hacer efectiva la vigencia de los principios que enuncia, en virtud de que la transparencia se logra mediante la publicidad y difusión de las contrataciones, que al mismo tiempo asegurará la concurrencia y posibilitará el control social sobre la ejecución del gasto público.

Así, la fijación de precios máximos, resultaría de significativa importancia por la implicancia directa que tiene en la planificación presupuestaria, puesto que establecer previamente el costo oficial de las obras constituye un parámetro al que deberán ajustarse las ofertas y eventualmente permitirá confirmar la conveniencia de las mismas, asegurándose una mayor transparencia en el procedimiento de selección16.

También, tomamos conocimiento de que debería la CNRT poseer un área especializada de atención de usuarios, a diferencia de otros organismos de control que si la tienen. Además, los recursos informáticos utilizados son deficientes y no permiten sostener la confiabilidad de los datos ingresados17.

La condición económica de la CNRT es de extremada debilidad, puesto que, en primer lugar, carece de capacidad jurídica para desarrollar su propia política presupuestaria, lo que afecta su autonomía e independencia. Por lo tanto, Poder Ciudadano considera que con el panorama existente, la reestructuración se presenta como la más viable de las alternativas posibles para readecuar el funcionamiento de la Comisión a sus obligaciones legales.

• Es necesario que se diseñe una política pública de reforma integral de dicha Comisión.
• Es preciso que se instrumente un canal formal de participación directa de los usuarios/as (audiencia pública, elaboración participada de normas, mesa de diálogo, etc.) para que exista la oportunidad de expresar todas las opiniones y perspectivas existentes en el entramado social y presentar propuestas de la sociedad civil.
• Del mismo modo, resulta esencial que se garantice un amplio acceso a la información de carácter público del organismo.
• Es necesario que la CNRT (como cualquier organismo público) se disponga a ampliar y fortalecer los espacios de control democráticos y de rendición de cuentas.
• Es imprescindible lógicamente que durante la gestión pública las autoridades asegurar un ámbito de integridad de la función pública, donde ética se caracteriza la conducta y las respuestas.

Leer el Informe Completo


* Informe realizado por Craig Fagan cfagan@transparency.org y Guido Szechter.

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

En América latina, a pesar de ser poseedora de la
tercera parte de las aguas limpias del mundo, hay 50 millones de personas sin agua potable, y 119 millones sin instalaciones sanitarias apropiadas.

CEPAL, 2010