EL PODER DE LA TRANSPARENCIA. FONTRA: UN PROGRAMA DE LA SOCIEDAD CIVIL DEL CONO SUR

13 de Abril, 2012 Descargar 0 Kb

El poder de la transparencia. FONTRA: un programa de la sociedad civil del Cono Sur

Recientemente el Instituto de Comunicación y Desarrollo (ICD) y Partnership forTransparency Fund (PTF) presentaron esta publicación, sobre la experiencia conjunta que permitió el desarrollo del programa “Inclusión de la sociedad civil para incrementar la transparencia y la rendición de cuentas”, cuyo núcleo central fue el Fondo Regional de Promoción de la Transparencia (FONTRA).

En el curso de las últimas décadas, los temas de la lucha contra la corrupción y la promoción de la transparencia y la rendición de cuentas se han ido instalando en las agendas públicas de organismos internacionales, gobiernos, actores privados y organizaciones de la sociedad civil.

La transparencia y la rendición de cuentas son una necesidad ineludible si lo que ha de preservarse es el carácter público del poder y su orientación en las direcciones determinadas por la voluntad mayoritaria y el bienestar general. Se trata, evidentemente, de una cuestión demasiado importante como para dejarla en unas pocas manos, y así lo han entendido los actores de la sociedad civil que se han atrevido a demandar la transparencia del poder, al tiempo que han promovido el someterse a idénticos controles y fortalecer su propia legitimidad e institucionalidad.

El Instituto de Comunicación y Desarrollo (ICD) y Partnership for Transparency Fund (PTF) presentan esta publicación, que se constituye en el resultado de una fructífera experiencia conjunta, que con apoyo del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), permitió el desarrollo del programa “Inclusión de la sociedad civil para incrementar la transparencia y la rendición de cuentas”, cuyo núcleo central fue el Fondo Regional de Promoción de la Transparencia (FONTRA).

FONTRA pudo desplegar variadas actividades, aportar a la generación de conocimientos y trabajar en alianza con muchos actores de la sociedad civil, de gobiernos locales y nacionales y del sector empresarial y académico. En particular, FONTRA pudo concretar el apoyo a treinta proyectos en cinco países de América del Sur (Argentina, Bolivia, Chile,
Paraguay y Uruguay) llevados adelante por más de veinte organizaciones de la sociedad civil. La premisa fundamental fue la convicción de que la participación de la sociedad civil en la lucha contra la corrupción y en pos de la transparencia y la rendición de cuentas, cuya importancia nunca deja de ser señalada a modo de hipótesis, debía ser puesta en escena para dejar de ser una mera enunciación y pasar a convertirse en una realidad concreta.

El Fondo Regional de Promoción de la Transparencia (FONTRA) operó mediante la creación de un fondo regional concursable para apoyar fi nancieramente iniciativas de organizaciones de la sociedad civil destinadas a poner en la agenda pública los temas de la corrupción, la transparencia y la rendición de cuentas, y a combatir a aquella —en particular, en el campo menos explorado del sector privado, y en alianza con él— utilizando a estas como instrumentos privilegiados.

En esta publicación, el programa FONTRA es minuciosamente descripto por Guillermo Correa en el último capítulo, el cual informa sobre su enfoque y sus objetivos, sus estrategias y modalidades de intervención, los términos de sus convocatorias y sus mecanismos de selección de propuestas.

Lo que es aún más importante, Correa describe todos y cada uno de los proyectos seleccionados e implementados y los clasifi ca según una serie de criterios altamente relevantes. Asimismo, evalúa el cumplimiento de los objetivos del programa en lo que se refi ere, por ejemplo, a su capacidad para instalar líneas temáticas y abordajes variados y novedosos, crear condiciones propicias para el fortalecimiento de las organizaciones involucradas, y generar y difundir productos tangibles cuya utilidad rebasa los marcos en que fueron incubados. Por último, el autor destaca los impactos del programa, las difi cultades encontradas y las lecciones aprendidas, base potencial de futuras replicaciones de la experiencia.

Del mismo modo en que el objetivo último del programa FONTRA ha consistido en generar impactos que eventualmente trascendieran los marcos estrechos en que fueron engendrados, también el objetivo de este libro consiste en situar dicho programa, las acciones desarrolladas y sus resultados e impactos en un marco más amplio de modo de estar en condiciones de visualizar en negro sobre blanco —pero sin ignorar todas las gamas de grises— las características de los problemas enfrentados y los desafíos por
encarar, la variedad de los actores involucrados y la consiguiente complejidad de las potenciales redes y alianzas, las buenas prácticas a imitar y las tentaciones a combatir, así como los caminos recorridos, los senderos clausurados y las rutas aún inexploradas.

El capítulo de Inés Pousadela que encabeza este libro constituye, pues, un primer intento de confección de un marco ordenador de lo que ya sabemos, así como una brújula que señala en dirección de lo que necesitamos con urgencia saber acerca de la lucha contra la corrupción y la promoción de la transparencia y la rendición de cuentas. El texto comienza por desarrollar el concepto de corrupción para luego explorar sus causas, costos y consecuencias, sus intrincados vínculos con la desigualdad y la pobreza, sus dimensiones y las difi cultades que enfrenta su cuantifi cación, así como los instrumentos utilizados para medirla y la situación de los países latinoamericanos tal como surge de la aplicación de dichos instrumentos.

A continuación son descriptos los diversos escenarios de la lucha contra la corrupción —el Estado y la relación entre Estado y empresas, el sector privado, los organismos multilaterales y la cooperación para el desarrollo, las organizaciones de la sociedad civil—; acto seguido, son enunciadas las razones por las cuales las soluciones al problema residen, precisamente, en la activación de mecanismos de transparencia y rendición de cuentas.

Tras una serie de elaboraciones conceptuales sobre la accountability y la transparencia, Pousadela se refi ere, en orden de aparición, a los actores que se han ido sumando a la promoción de aquellas y a la lucha anticorrupción, así como a los escenarios en que ella ha tenido lugar -que son en gran medida, y como era de esperar, los mismos actores y escenarios en que tiene lugar la corrupción. El capítulo introductorio concluye con un compendio de lecciones aprendidas desde que la corrupción se ha convertido en un tema de agenda.

Por último, el libro contiene en su lugar central, a modo de bisagra entre el estudio introductorio y el capítulo de evaluación del programa FONTRA, la transcripción de una conversación mantenida con el profesor José Zalaquett, un reconocido estudioso de los temas que nos ocupan. Fiel a su trayectoria en el campo de los derechos humanos y la reflexión acerca de la educación y la ética democrática, Zalaquett proporciona una visión esclarecedora de los vínculos tanto conceptuales como empíricos entre corrupción, democracia y derechos humanos; describe los formatos emergentes de la corrupción y los hitos y avances —institucionales, legislativos, académicos, de las redes de activistas— producidos en las últimas décadas en la lucha anticorrupción; y cuestiona las interpretaciones puramente “culturalistas” de la corrupción al tiempo que destaca la importancia de la prevención y la educación en la lucha contra ella.

En un lenguaje sin rodeos, el entrevistado logra destacar con claridad una serie de cuestiones fundamentales que, en caso contrario, acabarían perdidas entre la multitud de de Inversiones (FOMIN). También merecen un reconocimiento especial empresas de varios países que apoyaron en distintos momentos el desarrollo del programa (Odebrecht de Brasil, IRSA de Argentina, Zonamerica y Artech de Uruguay) y la Embajada de Finlandia en Argentina, así como el Banco Mundial, que aportó fondos canalizados a través de PTF. Las veintidós organizaciones que recibieron apoyo de FONTRA aportaron a su vez recursos propios y un invalorable caudal de ideas, energía y compromiso, que se transformó en los importantes resultados que hoy se pueden presentar. Finalmente, las alianzas que pudimos amalgamar con agencias gubernamentales a nivel nacional, subnacional y local, con otras organizaciones de la sociedad civil, con universidades y centros académicos, enriquecieron el programa y aseguraron su relevancia en el contexto latinoamericano.

Anabel Cruz
Directora
Instituto de Comunicación y Desarrollo (ICD)