EL CAMBIO EMPIEZA POR UNO. QUé NOS DEJó LA CUMBRE DE RíO

7 de Julio, 2012

El cambio empieza por uno. Qué nos dejó la Cumbre de Río

Que la relación entre la sociedad civil y los decisores políticos atraviesa una crisis no es una novedad, pero que 20 años no alcanzaron para zanjar esas diferencias sí lo es y quedó acabadamente demostrado en la Cumbre de la Tierra Río+20, que terminó hace pocos días en esta ciudad. La cumbre dejó en evidencia que los ciudadanos y los movimientos sociales son los que tienen que asumir la responsabilidad de cuidar el planeta.

Por Laura Rocha - La Nación. 

Que la relación entre la sociedad civil y los decisores políticos atraviesa una crisis no es una novedad, pero que 20 años no alcanzaron para zanjar esas diferencias sí lo es y quedó acabadamente demostrado en la Cumbre de la Tierra Río+20, que terminó hace pocos días en esta ciudad.

Es que el documento final firmado por los 193 jefes de Estado que participaron de este encuentro no responde al reclamo de las miles de personas que llegaron a la cidade maravilhosa con la esperanza de mostrar que se puede; que es posible generar un cambio y articular políticas sustentables, y que la réplica de los ejemplos podría dar una esperanza a un planeta que pide ayuda. Y la idea central que surgió allí es que cada uno de nosotros será el artífice del cambio, al menos, mientras se espera un acuerdo planetario.
 
Contradictoriamente, la ONU también alojó en su seno estas experiencias. Durante la cumbre hubo numerosos eventos paralelos en los que se mostraron casos exitosos de todo el mundo, en los que la gente más necesitada mejoró su calidad de vida gracias a la sustentabilidad como herramienta y a las organizaciones civiles que ayudaron a que eso sucediera.
 
Entre los encuentros más interesantes y convocantes estuvieron los Diálogos para el Desarrollo Sostenible, una iniciativa abierta a la sociedad civil para la toma de decisiones clave. Internautas, activistas y ciudadanos en general participan de estas instancias paralelas a la conferencia, que abordaron graves problemas del planeta como la polución de océanos, la tala de selvas, la falta de agua o la caída en la calidad de vida en las megaciudades.
 
"Hay muchas cosas que cambiar y (la conferencia Río+20) no se puede quedar sólo en palabras. Si no hay acciones concretas, la sociedad civil tiene que fiscalizar, estar pendiente y presionar. Va a depender de todos los sectores", dijo Camila Pianca, una bióloga brasileña de 32 años.
 
El objetivo es "buscar soluciones prácticas", indicó Julia Marton-Lefevre, directora de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (IUCN). "Mucha gente dice a los gobernantes: "Dejen de hablar, hagan algo y tienen razón", lanzó.
 
De estos diálogos, inéditos en este tipo de conferencias, se obtuvieron 30 recomendaciones que fueron entregadas a los jefes de Estado en el inicio oficial de la cumbre. "Las ideas no son utópicas, son generales, pero es natural que en un debate como éste no se pueda entrar en grandes detalles. Lo importante aquí es que es una contribución de la población, que abordan temas que afectan su vida", comentó el embajador brasileño Rubens Ricupero, ex secretario general de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).
 
Las 10 principales, por tema, fueron votadas por millones de personas y, claramente, todas llaman a la acción (ver más abajo Las 10 Recomendaciones Verdes).
 
En el mismo sentido opinó Oscar Soria, director de Medios de la World Wildlife Fund (WWF): "Si uno hace una comparación entre la cumbre de los pueblos y esta cumbre puede ver todos los sueños y las expectativas, y el otro lugar donde se encuentra con diplomáticos perdidos que no saben cómo salir de la crisis ni repensar de qué modo nos relacionamos con la naturaleza. Tenemos que ser capaces de usar estas dos fuerzas para poder tener un futuro mejor".
 
La participación de casi 10.000 ONG en la cumbre oficial y otras tantas en la contracumbre dejaron experiencias interesantes y enriquecedoras. Kirah Design, por ejemplo, es un negocio inclusivo en Bolivia que trabaja con el fin de generar oportunidades reales de trabajo a artesanos de la base de la pirámide social. A través de la utilización de desperdicios de madera de bosques certificados, vidrio reciclado, fibras naturales de llama y alpaca y peltre sin plomo, Kirah Design crea accesorios decorativos y utilitarios para el mercado de lujo. "Río+20 nos dio la oportunidad de participar en un panel llamado Ecosistemas de negocios inclusivos en América Latina, donde participaron una aceleradora de empresas, un fondo de inversión de impacto de Brasil, un responsable del Programa de Negocios Inclusivos del gobierno de Ecuador y Kirah Design como empresa social. La dinámica fue muy interesante porque cada uno de los actores pudimos explicar la realidad que enfrentamos y las necesidades que tenemos para cumplir con nuestros objetivos", explica Gabriela Flores, su fundadora.
 
Lo que más rescató esta emprendedora fue la posibilidad de entablar diálogos abiertos y productivos como los que se generaron en este evento paralelo a la cumbre, y la posibilidad de generar un foro permanente que permita seguir avanzando en la continuidad y la articulación de este tipo de iniciativas.
 
Varias ONG argentinas también estuvieron presentes mostrando sus experiencias.
 
La Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), por ejemplo, presentó la Plataforma Escenarios Energéticos 2030. Este informe presenta seis propuestas de matrices energéticas para el país y busca ser un aporte para el debate energético nacional. Los diferentes escenarios fueron elaborados por entidades representantes de la sociedad civil, el sector empresario y académico. Ceare, ITBA, FARN y Fundación Avina fueron los impulsores de este proyecto, que convocaron a seis instituciones, representantes de diversos sectores.
 
La ONG también expuso en la conferencia Incorporación del cambio climático en la planificación urbana sostenible el proceso de elaboración de propuestas que está elaborando desde 2012 junto con organizaciones de San Pablo, Ciudad de México y ciudad de Buenos Aires para que estas tres megaciudades articulen esfuerzos de reducción de emisiones.
 
Precisamente en este punto -en lo que respecta al desarrollo local de las ciudades- quedó claro el papel definitivo y significativo que tienen las ciudades a la hora de generar cambios, más allá de las políticas globales.
 
"La falta de compromisos concretos por parte de los decisores que se reflejó en el documento final en Río+20 no hace más que ratificar la necesidad de profundizar en la construcción desde lo local y regional, sin dejar de reclamar a la comunidad global mayores avances frente a una crisis del modelo de desarrollo actual que claramente no es sustentable. Es fundamental que continuemos trabajando y valorando los procesos que se realizan desde la sociedad civil y los distintos sectores en escalas bajas e intermedias para que sigan impactando positivamente en la comunidad y adquieran una mayor relevancia en las políticas públicas y en la esfera internacional", dijo María Eugenia Di Paola, directora política de FARN.
 
FARN también presentó el caso Riachuelo y el sitio ¿Qué pasa Riachuelo? en el encuentro Gobernabilidad democrática para el acceso al agua. Este sitio es una plataforma de monitoreo basada en datos públicos y destinada a visualizar la problemática ambiental de la Cuenca Matanza Riachuelo. La misma ofrece una plataforma de información que permite visualizar lo que sucede en el territorio de la cuenca, mediante el mapeo y la georreferenciación de información ambiental, que en la presente etapa de desarrollo abarca las industrias, los basurales a cielo abierto y la población en situación de riesgo que habita en el territorio.
 
Beatriz Anchorena, de la Fundación Compromiso, también estuvo presente en Río de Janeiro y dio su perspectiva: "Quedó claro que Río+20 no fue una cumbre ambientalista ni climática: fue una cumbre sobre el desarrollo de nuestros países que puso en foco sus tres dimensiones fundamentales: económica, social y ambiental. Esto significa que no habrá consenso ambiental sin justicia social, que los países latinoamericanos no van a posponer objetivos sociales en pos de la eficiencia energética. En este marco fue muy auspicioso que se haya reconocido que no existen recetas para el desarrollo, es decir, que cada país construya su propio camino según su contexto. También fue importante haber acordado que necesitamos algo más que el PBI para medir el desarrollo: necesitamos innovar en una matriz de indicadores que den cuenta de las tres dimensiones del desarrollo sustentable y de sus interrelaciones".
 
La Fundación Compromiso participó de la cumbre siguiendo la negociación de los Estados en el marco de Naciones Unidas a través del NGO Major Group, con objeto de analizar los procesos de gobernanza global visualizando el papel de los diferentes actores en la construcción colectiva del desarrollo sustentable. Y también participó de una serie de eventos paralelos, por ejemplo, el lanzamiento de la Unión Global por la Sustentabilidad (UGS), iniciativa de la cual es miembro promotor. La UGS pretende ser un mecanismo internacional muy simple, abierto, democrático, plural y permanente que promueve un movimiento y un espacio virtual y presencial que posibilita que personas y organizaciones de todos los sectores y naciones puedan unir sus fuerzas a partir de objetivos y acciones convergentes para la sustentabilidad.
 
A pesar de lo dicho también hay que destacar que no todos los políticos dejaron pasar la oportunidad que brindaba este encuentro internacional para pedir una acción directa. Por ejemplo, el presidente de Uruguay, José Mujica, tomó el micrófono en plena Asamblea General y dejó a todos sorprendidos. "El gran desafío es que la gran crisis no es ecológica, es política (...) Pobre no es el que tiene poco; pobre es el que necesita infinitamente mucho y desea más y más, es una clave de carácter cultural. El primer elemento del medio ambiente es la felicidad humana", sostuvo.
 
Y agregó: "Voy a saludar el esfuerzo hecho en las negociaciones y los acuerdos que surjan, pero tenemos que darnos cuenta de que la crisis del agua y la crisis de la agresión al medio ambiente no es la causa (del problema), que la causa es el modelo de civilización que hemos montado".
 
La ministra de Ambiente brasileña durante el gobierno de Lula Da Silva, Marina Silva, también dijo lo suyo en varios eventos paralelos a los que asistió, así como en cuanto micrófono se le puso enfrente: "Si hubiéramos puesto los compromisos por delante de la ambición hubiéramos conseguido un documento más satisfactorio", aseguró.
 
Uno de los objetivos que perseguía la Cumbre de la Tierra que acaba de terminar era buscar un camino posible para una población mundial que trepará a los 9000 millones para 2050. Los acuerdos políticos y económicos para alcanzar la equidad y el consumo sustentable de los recursos naturales disponibles, sin embargo, se demoran. La acción sólo llegará de la mano de cada uno de nosotros.
 
 
RÍO+20 EN NÚMEROS
 
45.381
participantes
 
+ de 100
Jefes de Estado
 
1.781
personas participaron de los Diálogos para la Sociedad Civil Voluntarios
 
9.856
ONG
 
1.500
voluntarios
 
700
eran jóvenes de comunidades vulnerables
 
75
eran personas con discapacidad
 
+ de 513.000
millones de dólares fueron movilizados en compromisos para el desarrollo sustentable, incluyendo áreas como la energía, el transporte, la economía verde, la reducción de desastres, la desertificación y el cuidado del agua.
 
692
fueron los compromisos voluntarios asumidos por gobiernos, empresas, ONG, universidad es y otros en pos del desarrollo sustentable.
 
 
10 RECOMENDACIONES VERDES
 
Energía sustentable para todos 
Tomar medidas concretas para eliminar todos los subsidios en favor de los combustibles fósiles
 
Bosques 
Recuperar 150 millones de hectáreas de tierras deforestadas y degradadas para 2020
 
Agua 
Generar fuentes de agua seguras protegiendo la biodiversidad, los ecosistemas y las fuentes acuíferas
 
Seguridad alimentaria y nutricional 
Promover sistemas alimentarios sustentables y que contribuyan al mejoramiento de la salud
 
Océanos 
Evitar la contaminación de los océanos con plástico mediante la educación y la colaboración comunitaria
 
Desarrollo sustentable para luchar contra la pobreza 
Promover la educación global para erradicar la pobreza y para conseguir el desarrollo sustentable
 
Ciudades sustentables e innovación 
Promover el uso de residuos como fuente de energía renovable en ambientes urbanos
 
Una economía sustentable 
Eliminar subsidios perjudiciales y desarrollar impuestos verdes
 
Desempleo, trabajo decente y migración 
Incluir la educación en el centro de las metas de la agenda del desarrollo sostenible
 
Desarrollo sustentable como respuesta a las crisis 
Promover reformas impositivas que fomenten la protección ambiental y el bienestar de los pobres
 
PARA SABER MAS
 
FARN
 
Fundación Compromiso
 
Kirah Design
 
Diálogos por el Desarrollo Sustentable
 
Fundación Vida Silvestre
 
Fuente: La Nación

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Un total de 113 millones de habitantes de América Latina y el Caribe, es decir, una de cada cinco personas que viven en la región, reciben transferencias de dinero a cambio de que sus hijos vayan al colegio o participen en controles de salud y nutrición.

ONU 2011