COMBATIR EL HAMBRE Y LA DESNUTRICIóN DE NIñOS EN EDAD ESCOLAR

30 de Diciembre, 2014

Combatir el hambre y la desnutrición de niños en edad escolar

La Fundación Huerta Niño fue galardonada por la creación de Huertas Escolares a lo largo y ancho de la República Argentina.

En la Argentina,*el 35% de los niños reside en hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). De estos hogares, un 53,4% percibe intervenciones alimentarias para sus niños. Las regiones del país con mayor proporción de niños en hogares por debajo de la Línea de Pobreza (LP), son el NEA (Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones) con un 77,2% y el NOA con 75,7% (Catamarca, Jujuy, Salta, Santiago del Estero y Tucumán). Esta realidad fue la que impulsó a Huerta Niño a trabajar en esas zonas para atacar el hambre y la desnutrición de niños en edad escolar. Esta ONG se dedica a la construcción de huertas comunitarias en escuelas rurales como un método, no sólo para mejorar la nutrición de los niños, sino también como una herramienta de aprendizaje que promueve el autosustento de las comunidades más necesitadas.
 
Recientemente La Fundación Huerta Niño recibió un reconocimiento por su valiosa labor, ha sido seleccionada entre 406 prácticas y fue premiada tras la presentación del “Proyecto Mi Huerta”, dicho premio es otorgado por ONU-Hábitat.
El Premio Internacional de Dubai reconoce a las “Mejores Prácticas” tomándolas como una contribución a mejorar las condiciones de vida, teniendo un impacto demostrable y tangible, siendo el resultado de una colaboración eficaz entre los sectores público, privado y civil de la sociedad, y que son social, cultural, económica y ambientalmente sostenible.
 
De esto se trata el trabajo que la fundación viene realizando a lo largo de éstos 15 años, en los cuales ha beneficiado a más de 20.000 niños y 10.000 familias, llegando a 260 escuelas colaborando de ésta manera, en aliviar la desnutrición y malnutrición infantil en Argentina.
 
Cada huerta construida lleva una conjunción de múltiples actores: la comunidad rural, la escuela como institución educativa, el Estado por  intermedio del Ministerio de Educación y el programa ProHuerta-INTA y el sector privado que son quienes apoyan económicamente la construcción de cada una de ellas.
 
Con éste premio podrá llegar a más Niños y Familias de la comunidad.
 
Juan Lapetini, director ejecutivo de la Fundación, expresó: "En nuestro 15 aniversario, podemos decir que 2014 ha sido un gran año. Hemos realizado 50 proyectos. Recorrimos más de 100.000 kilómetros. Coordinamos más de 30 actividades de voluntariado y como si todo esto fuera poco, Ganamos el Premio Internacional a las buenas prácticas Dubai 2014, a través del proyecto Mi Huerta. Pronto estaremos yendo a recibir el premio que ayudará a financiar más proyectos."
Además, aseguró: "Los reconocimientos son una buena dosis de energía para continuar con el proyecto, aunque debo confesar que realmente queríamos ganar este premio. Creemos que es un premio a los 15 años de trayectoria en el sector social, a los logros obtenidos en todos estos años, a todas las personas que han estado en el equipo de gestión aportándole sustentabilidad a una organización que cada año que pasa, aprende de la experiencia y le suma más virtudes al impacto social".
 
"Se trata de un premio que reconoce que no existe un proyecto vació de contenidos, sino un proyecto con personas comprometidas que lo llevan a cabo, con alianzas positivas que potencian sinergias y con una adecuada articulación entre todos los actores de la sociedad civil."
 
Fuente: http://www.hacercomunidad.org/
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

La mayoría de los niños/as en el nivel primario cuenta con el apoyo familiar en la realización de sus tareas escolares (66,7%); apenas un 9,7% recibe clases particulares de apoyo escolar y 7,4% asiste a clases particulares de idioma extranjero o computación. Las posibilidades de acompañamiento familiar en la realización de tareas y acceso a apoyos extra-escolares tiende a disminuir a medida que desciende el estrato social de origen del niño/a.

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2012