CERTIFICAN LA PRODUCCIóN DE SOJA RESPONSABLE

10 de Julio, 2012

Certifican la producción de Soja Responsable

Nidera es la única semillera de la Argentina que alcanzó los estándares de la Asociación Internacional de Soja Responsable. El sello de calidad se aplica sobre 4832 hectáreas ubicadas en el oeste de Buenos Aires, entre General Villegas y Trenque Lauquen, que arrojaron 11528 toneladas de soja certificada, aproximadamente el 20 % de la producción de granos de la compañía, que seguirá sumando superficie en las próximas campañas.

La RTRS es una iniciativa global y, en la actualidad, tiene alrededor de 150 miembros en todo el mundo que incluyen Estados productores e importadores de soja como Brasil, Argentina, los Estados Unidos, India, China, Singapur y diferentes países europeos.

La Asociación Internacional de Soja Responsable (RTRS- por sus siglas en inglés) es una organización creada en Suiza en el año 2006, que promueve el uso y el crecimiento de la producción responsable de soja a través del compromiso de los principales actores de la cadena de valor y mediante un estándar global de producción responsable. Un total de 15 empresas en todo el mundo han cumplimentado los requisitos para acceder a esta certificación.
 
Para alcanzar el estándar, Nidera debió cumplimentar con 98 requisitos agrupados en 5 criterios: cumplimiento legal y de buenas prácticas empresariales, condiciones laborales responsables, relaciones comunitarias responsables, responsabilidad ambiental y prácticas agrícolas adecuadas.
 
Cómo y por qué hacer soja responsable
 
Con el objetivo de que “la soja contribuya a cumplir con las necesidades sociales, ambientales y económicas de la generación actual, sin comprometer los recursos y el bienestar de las generaciones futuras y permitiendo la construcción de un mundo mejor a través del consenso y la acción conjunta”, la RTRS desarrolló un estándar para la producción de soja responsable que incluye requerimientos para conservar áreas con alto valor de conservación, promover las mejores prácticas de gestión, asegurar condiciones de trabajo justas, y respetar los reclamos por la tenencia de tierras.
 
Entre otros aspectos, Nidera debió certificar que cuenta con canales disponibles de comunicación y diálogo con la comunidad local para temas relacionados con las actividades de la operación de cultivo de soja y sus impactos. También que proporciona a la población local oportunidades justas de empleo y los prioriza como proveedores de bienes y servicios.
 
Entre otros, también, que se minimizan los impactos negativos en lo social y medioambiental, que la producción de residuos se maneja responsablemente, que se trabaja en la reducción de las emisiones y en el aumento del secuestro de Gases de Efecto Invernadero (GEI).
 
En lo que hace a las prácticas agrícolas adecuadas, se certifica la mejora en la calidad y disponibilidad de agua superficial y subterránea, el cuidado en la calidad del suelo, que los impactos negativos de los productos fitosanitarios en el medioambiente y en la salud humana se reducen mediante la implementación de técnicas sistemáticas y reconocidas de Manejo Integrado de Cultivos (MIC).
 
Además, toda aplicación de agroquímicos está documentada y toda manipulación, almacenamiento, recolección y vertido de residuos químicos y envases vacíos está monitoreada para asegurar el cumplimiento de prácticas adecuadas. Una empresa habilitada para transporte y reciclado es la encargada de retirar del campo los bidones para su posterior procesamiento.
 
Encontrá más información de Bien Público desde el Sector Agropecuario en:
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Un total de 113 millones de habitantes de América Latina y el Caribe, es decir, una de cada cinco personas que viven en la región, reciben transferencias de dinero a cambio de que sus hijos vayan al colegio o participen en controles de salud y nutrición

ONU 2011