CERRARON COMEDORES EN EL OESTE DE LA CIUDAD DE POSADAS, Y EL úNICO QUE FUNCIONA COLAPSó

20 de Julio, 2015

Cerraron comedores en el oeste de la ciudad de Posadas, y el único que funciona colapsó

En el oeste de la ciudad de Posadas, en cinco chacras se cuentan ocho comedores que dan el alimento a más de mil personas. El merendero Medalla Milagrosa, que es el único funcionando, se financia con donaciones y recursos propios, sirve desayuno y merienda a 80 familias. En la última semana duplicó la asistencia.

Foto: Tatiana Lencina.

Comedores que dependen del Fondo Participativo de Inversión Social (Fopar) dejaron de recibir los recursos semanales, y muchos de estos centros comunitarios debieron cerrar sus puertas.

En el oeste de la ciudad de Posadas, donde en cinco chacras se cuentan ocho comedores que dan el alimento a más de mil personas, el único comedor que funciona con recursos propios y donaciones colapsó ante la abrupta suba en la demanda de raciones.

Es el comedor Medalla Milagrosa que funciona en la chacra 142 y que está a cargo de Bety Olinda. Comenzó a recibir hace dos semanas el doble de comensales que de costumbre, y las 150 porciones se multiplicaron a casi el doble.

Ante esta situación, decidió con sus ayudantes realizar ventas de platos para poder comprar más mercaderías. Ayer se podía obtener locro a veinte pesos y todos los días vende pan casero a ocho pesos y relleno con dulce a quince pesos.

La explicación: auditoría

El Fopar depende de Desarrollo Social de la Nación y brinda asistencia técnica y financiera a comedores comunitarios y organizaciones de la sociedad civil para la comida y mejora y ampliación de servicios alimentarios. Cada año, este organismo realiza auditorías, pero durante el proceso de revisión corta la acreditación de dinero a los centros de asistencia; lo que repercute negativamente en las mesas de las casas pobres.

Mercedes Ortega, es la encargada del comedor El Sol -está a dos cuadras de la Medalla, en la chacra 146- y contó que debió cerrar sus puertas de un día para otro y no sabe cuándo podrá reabrir el servicio.

“Quedamos preocupados porque atendemos a 90 familias, y tuvimos que dejar de hacerlo en vacaciones, por suerte tienen otras opciones como el comedor de Bety, la escuela de invierno y el Hogar de Día”.

Sin embargo, Mercedes sabe de las precarias economías en el barrio y quiere al menos aportar la merienda, “el año pasado se cortó el envío de fondos por dos meses, pero con ayuda de amigos pudimos seguir funcionando, ahora pedimos que nos ayuden para poder servir aunque sea la leche a la tarde, porque hay muchos niños mal alimentados y que no cenan”.

Para muestra de la ajustada condición de los numerosos habitantes de ese sector de Posadas, se puede señalar que a pocas casas hay otro comedor, con igual cantidad de beneficiarios, lo atiende Zulema Dutra y tampoco está funcionando, por el mismo motivo.

Pese a las dificultades, las mujeres continúan con su tarea solidaria e invitan a quienes puedan ayudar con ropa, alimentos y últiles a dar una mano a estos vecinos.

Contacto:

-  Medalla Milagrosa: 154730957.

-  El Sol (Mercedes): 154717716.

 

Fuente:TerritorioDigital.

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

El 45% de los adolescentes en el secundario suele recibir apoyo de sus familiares para estudiar y realizar las tareas escolares, sólo un 13% accede a clases de apoyo particulares o clases de enseñanza de computación y/o idioma extranjero. Las posibilidades de acompañamiento familiar en la realización de tareas y acceso a apoyos extra-escolares tiende a disminuir a medida que desciende el estrato social de origen del adolescente.

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2012