ARGENTINA Y EL TRABAJO INFANTIL A 10 AñOS

13 de Junio, 2012

Argentina y el Trabajo infantil a 10 años

En el mundo, 215 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Más de la mitad de estos chicos son afectados por las peores formas de este mal, como la explotación sexual infantil, el tráfico de estupefacientes, el trabajo forzoso y distintas formas de esclavitud, entre otras. La OIT advierte que el trabajo infantil tiene consecuencias gravísimas, entre otras, en la educación de los niños y de las niñas.

 

2012, otro año más en el que esta vulneración de todos los derechos de casi 215 millones de niños y niñas en todo el mundo, tienen un fugaz estado público. Es el 12 de junio, Día Mundial contra el Trabajo Infantil, cuando los diarios, los gobiernos, las escuelas, deciden poner el foco en el tema y mostrar su indignación como si esto alcanzara para solucionarlo. Sin embargo la infancia vulnerada se levanta al otro día y continúa en soledad con sus problemas para ir al colegio, afectada en su salud, y con su futuro hipotecado.
 
En los 10 años que Periodismo Social lleva realizados los monitoreos de medios gráficos y audiovisuales con cobertura nacional, el tema nunca llegó al 1 por ciento entre los apenas tratados, aunque se estima que en Argentina hay casi un millón de chicos trabajando, sin datos oficiales. 
 
Si bien hay políticas oficiales y empresas comprometidas con la temática, el volumen de las políticas públicas no se condice con la dimensión del problema. Y su abordaje tiene  que ver con las consecuencias (rescate de niños esclavizados en los campos y granjas) pero no con las causas que lo originan, como el trabajo a destajo, la pobreza, entre otros.
 
Algunas cifras
 
En el mundo, 215 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Más de la mitad de estos chicos son afectados por las peores formas de este mal, como la explotación sexual infantil, el tráfico de estupefacientes, el trabajo forzoso y distintas formas de esclavitud, entre otras. La OIT advierte que el trabajo infantil tiene consecuencias gravísimas, entre otras, en la educación de los niños y de las niñas, "ya que muchos de los niños que trabajan no están escolarizados, o abandonan la escuela a una edad temprana, no asisten con regularidad, repiten cursos o presentan un escaso nivel de estudios".
 
En nuestro país es muy difícil encontrar datos, los que están disponibles son muy pocos confiables: esto habla a las claras de lo necesario que es reforzar los presupuestos destinados a un área tan sensible, que afecta a los más vulnerables de nuestra sociedad, que no pueden esperar. Se es chico sólo una vez en la vida y lo que te pasa en esa etapa te marca para siempre. No nos olvidemos que el trabajo infantil también incluye sus peores formar, como la esclavitud y la trata de personas, lo que nos degrada a toda la sociedad cuando miramos para otro lado, mientras nuestros niños y niñas sufren los peores agravios.  
 
El derecho a estar protegido
 
Para 2012, el centro de atención de esta conmemoración "es el derecho de todo niño y niña a estar protegidos contra el trabajo infantil y otras violaciones de los derechos humanos fundamentales". De allí que impulsan para la fecha la campaña "Una hora contra el trabajo infantil". El año 2012 marca el 10º aniversario del Día Mundial contra el Trabajo Infantil. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) puso en marcha el primer Día Mundial en 2002 "como una manera de poner de relieve la difícil situación de los niños y niñas que trabajan".
 
Según la Comisión Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti), las encuestas realizadas en países en desarrollo revelan que "la gran mayoría de los niños que trabajan se dedica a la agricultura, la pesca y la caza; las manufacturas, el comercio mayorista y minorista o bien trabaja en restaurantes u hoteles". A estas actividades le siguen los servicios comunitarios, sociales y personales, incluidos el trabajo doméstico, el transporte, el almacenamiento y las comunicaciones. Otro porcentaje de niños trabaja en la construcción y la explotación de minas y canteras.
 
Fuente: Periodismo Social
 
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

En nuestro país, un promedio de sólo 14.2% de los niños de 5 a 12 años realiza alguna actividad artística o cultural.

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, 2011