22 DE ABRIL: DíA INTERNACIONAL DE LA MADRE TIERRA

22 de Abril, 2012

22 de Abril: Día Internacional de la Madre Tierra

La proclamación de esta fecha supone el reconocimiento de que la Tierra y sus ecosistemas nos proporcionan la vida y el sustento a lo largo de nuestra existencia. Supone reconocer la responsabilidad que nos corresponde de promover la armonía con la naturaleza a fin de alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras.

La Madre Tierra es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, lo que demuestra la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos. Por ejemplo, en Bolivia la llaman «Pacha Mama» y en Nicaragua se referían a ella como «Tonantzin».

 
Este año, en junio, los líderes mundiales se reunirán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20). Las conversaciones se centrarán en dos temas principales: cómo construir una economía verde para lograr el desarrollo sostenible y sacar a la gente de la pobreza y cómo mejorar la coordinación internacional para el logro del desarrollo sostenible.
 
En el artículo de Ricardo Luis Mascheroni* publicado por la Agencia ACTA, el autor delinea los problemas que afectan a nuestra Madre Tierra y la importancia de habitarla de otra forma:
 
"El progreso y el desarrollo en términos tecnológicos nos fue divorciando de nuestros orígenes y nuestra reverencia por lo sagrado se fue diluyendo en los vericuetos de esta sociedad que catalogamos de moderna y civilizada, mientras cometemos las peores tropelías y provocamos en el Planeta heridas mortales de difícil cicatrización.
 
Creo que esta fecha debe servir como un vehículo que transporte un gran y claro mensaje a los líderes políticos, económicos, culturales y sociales del mundo, para que despierten y hagan algo en beneficio de la sanidad de nuestra casa.
 
Es necesario y urgente, que aquellos que tienen poder real en el mundo, dejen de jugar a las escondidas y entiendan que lo único sagrado que nos relaciona y nos vincula como especie, que se autodenomina superior, es la vida y en consecuencia su respeto y el cuidado del ambiente deben ser una constante en su accionar.
 
La profundidad de los problemas ambientales expresados en el cambio climático, la degradación del agua dulce, la desertificación, la deforestación irracional y contaminación del aire, entre tantos otros males de similares y nefastas consecuencias, es impulsada por la búsqueda del lucro fácil y rápido, el egoísmo y una sociedad de consumo que nos dice: ´tanto tienes, tanto vales`. Esta situación repercute y se ensaña con mayor fuerza sobre los sectores más débiles y empobrecidos del mundo.
 
A veces uno se ve impotente para intentar frenar los procesos que amenazan llevarse puesta a una gran parte de la humanidad y en otras oportunidades no encontramos las acciones concretas que se opongan exitosamente a las actitudes homicidas de unos y nos ayuden a remontar la dura y empinada cuesta.
 
No obstante creo, que si queremos que las cosas cambien, para bien, es necesario profundizar nuestras visiones y percepciones sobre el mundo que nos rodea, para sentirnos parte del mismo y así poder modificar todo un espejismo cultural que nos llevó a creernos `amos y señores de la naturaleza`, para tratar de evitar que los actuales problemas ecológicos, todavía relativamente manejables, se transformen en un alud incontenible que sepulte la vida".
 
*Docente e Investigador de la Universidad Nacional del Litoral - UNL Argentina; Coordinador del Área de Bienes Naturales y Medio Ambiente de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA - Central de los Trabajadores Argentinos.