RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA Y COMPETITIVIDAD SON SINéRGICAS

19 de Agosto, 2012

Responsabilidad social empresaria y competitividad son sinérgicas

Luis Ulla, director del iarse, disertó en Posadas ante empresarios y profesionales de toda la provincia. El directivo sostiene que “sin importar el tamaño de las empresas, la Responsabilidad Social Empresaria es el deseo de involucrarse para crear valor ético, social, ambiental y económico. Es la manera en que una empresa se hace creíble.

 

La responsabilidad social empresaria (RSE) como estrategia de competitividad para las Pymes y sus desafíos futuros fueron ejes de la conferencia realizada por el director ejecutivo del Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (IARSE), Luis Ulla, organizada por la Fundación OSDE en las sede de Posadas.
 
El especialista sostuvo que las empresas a través de la RSE, pueden diferenciarse en un mercado competitivo, remarcando en varias oportunidades la “amplitud” del concepto, ya que consideró que “debe adoptarse como la forma de conducir y gestionar un negocio”.
 
En este sentido, Ulla profundizó su charla en la necesidad de avanzar en “la creación de valor ético, ambiental, económico y social, como pilar de la gestión”. Aseveró que “esta es la manera en que una empresa se hace más creíble, transparente, y por ende, se favorece ella junto a la sociedad. El desafío es que se vuelvan socios estos tres pilares: Empresa, Ambiente y Sociedad”, dijo.
 
El director del IARSE analizó otros desafíos que enfrentan en el mercado y que se deben incorporar a la estrategia de las compañías: “En el espacio de la competitividad, la diferenciación radica en el valor de las marcas y esto se relaciona a la conducta y a la trayectoria de una empresa. Si la misma se liga a una  gestión socialmente responsable, es decir, que incluya la creación en paralelo de valor ético, económico, social y ambiental, ese activo social pasa a ser parte de cómo la empresa se presenta ante la sociedad y  ello permean a la credibilidad que se traslada de manera directa a los bienes o servicios que ofrece. Por eso, competitividad y gestión responsable orientada a la sustentabilidad son complementarios y sinérgicos”, apuntó.
 
La RSE se rige por siete directrices: adoptar valores y trabajar con transparencia, valorizar a empleados y colaboradores, aportar siempre más al cuidado del medio ambiente, involucrar a socios y proveedores, proteger a clientes y consumidores, promover a la comunidad y comprometerse con el bien común.
 
Misiones On Line: El IARSE en Argentina tiene varios años trabajando. ¿Se puede decir que prendió la semillita?
 
Luis Ulla: Diría que hay una diversidad heterogénea, hay algunas empresas que están cosechando sus frutos y otras que aún ni siquiera han preparado la tierra. Pero aquellas que están cosechando frutos, son ejemplos para otras empresas y esto genera un efecto multiplicador enorme. Por dar un ejemplo, hoy una compañía importante de transporte de Argentina nos solicita que trabajemos en RSE con sus proveedores de logística, por lo tanto, de pronto tenemos más de 50 Pymes del rubros en el tema. Esto no viene del IARSE, sino de un empresario de transporte que viene desde hace 8 años dirigiendo su compañía con RSE.
 
MOL: En su conferencia hizo hincapié en la creación de valor ético, ambiental, económico y social, como pilar de la gestión. ¿Cuáles son los desafíos que enfrentan las empresas en esta materia?
 
L.U.: Creo que para las empresas hay una cuestión clave, y es que analizan sus mapas de riesgos. Aquellas que tienen una planificación hacia los próximos 20 o 30 años, ya comenzaron a hacer cosas, porque así no necesitarán hacer con urgencia y mal en los próximos 20 años. Esto es clave. Empezar a entender cuál será su cliente en 20 años, cuál será el consumo, o la opinión publica, la situación ambiental, cómo será el escenario social, todo es parte de entender con anticipación. Cuando en los negocios uno entiende con anticipación, saca ventaja. De esto se trata la RSE, te ayuda a entender y comprender aquello que necesariamente deberá hacerse, en un mundo cambiante, que tendrá un giro muy profundo en los próximos 30 años.
 
MOL: ¿Por qué es tan importante la comunicación, cuando una empresa sabe que está gestionando en forma responsable y orientada a la sustentabilidad?
 
L.U.: La regla de ser proactivo en la comunicación es una cuestión básica. Si se da el caso que es una empresa que hace las cosas bien, con más razón debe salir a comunicarlo, porque no abundan. Con lo cual, si la percepción es que todos creemos que todas las empresas no hacen bien las cosas, nos quedamos con eso. Lo que decimos es que lo ideal es no esperar a que la sociedad maldiga la oscuridad, sino poner luz donde corresponda. Esto es clave más aún en un país como Argentina, que se podría decir somos “anti-empresario”. La comunicación es la cuarta pata de la RSE: es entender el impacto, es conocer el impacto, es gestionarlo, y comunicarlo.
 
MOL: Para algunos empresarios Pymes, incorporar RSE es un costo, o una práctica de gestión para las grandes compañías. ¿Esto es así?
 
L.U.: No. Esto es como decir que ser honrado es caro, decir la verdad es caro, ser respetuoso es caro, no se puede medir como costo, sino de crear valor ético, ambiental, social y económico. No es un tema de mirar si es barato o caro, cuidar a mi gente es básico, si después tengo o no el dinero para comprar toda la indumentaria es otra dificultad, pero el criterio básico tiene que estar siempre. No hay una manera de hacer RSE para grandes y otra para Pymes. La manera de crear valor ético, ambiental, social y económico es para todos igual.
 
Fuente: Misiones Online
 
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Las pymes representan el 99% de las empresas de la Argentina, generan el 70% del trabajo y un 42% de las ventas totales. En los últimos 8 años se crearon 140 mil pymes en el país y alrededor de 2.400 se incorporaron al mercado exportador

Diario Ámbito Financiero