LOS NIñOS DE YSYRY SE ENFERMAN PORQUE VIVEN CASI A LA INTEMPERIE

22 de Julio, 2015

Los niños de Ysyry se enferman porque viven casi a la intemperie

Pasa el tiempo y las familias de Ysyry están desesperadas intentando sobrevivir en casas muy precarias con bolsas y algunas maderas. Las estructuras, que son apenas carpas, no logran aislar de la humedad, el frío ni la lluvia.
Un bebé de tres meses fue internado en el Samic de Eldorado con neumonía.
Las familias viven en carpas de lona. Hace meses gestionaron casas del Iprodha y todavía no tienen respuestas.

ALDEA YSYRY, Colonia Delicia. Pasa el tiempo y las familias de Ysyry están desesperadas intentando sobrevivir en casas muy precarias con bolsas y algunas maderas. Las estructuras, que son apenas carpas, no logran aislar de la humedad, el frío ni la lluvia. Lo poco que tenían fue arrasado por las lluvias de la semana pasada y eso complejizó aún más la situación.

Como consecuencia de esta permanente exposición al frío, los niños se están enfermando. Hace seis días, un bebé de tres meses debió ser internado en el hospital Samic de Eldorado (nivel I) y allí permanece con un cuadro de neumonía. “Mi hijo de tres meses comenzó con fiebre y a nosotros nos agarró mucho miedo porque pensamos que se iba a morir”, indicó a PRIMERA EDICIÓN Dalmacio Ramos, cacique de la comunidad. “La mamá lo llevó al Samic de Eldorado y el doctor nos confirmó que el diagnóstico era neumonía y nosotros sabemos que es por la falta de protección”, agregó en referencia a las precarias viviendas que habitan.

Si bien el médico les indicó que el niño se recuperará, “después tiene que volver a este mismo ambiente”, explicó Ramos, lo cual no garantiza que el niño no tenga recaídas. “Si las familias siguen viviendo así, es un peligro porque se van a enfermar otros. Incluso otro niño está con tos y los padres están muy preocupados porque tienen miedo de que sea neumonía”, agregó Ramos.

La espera que parece eterna.

No saber si habrá solución, no saber cuándo llegará: esa es la incertidumbre que atraviesa a todas las familias de esta comunidad. Y no es que no hayan gestionado soluciones. Muy por el contrario, con acompañamiento del Equipo Misionero de la Pastoral Aborigen (Emipa), han gestionado sucesivamente casas para las siete familias que hace tiempo están más complicadas y expuestas, dado que no tienen materiales para construir sus casas y viven casi a la intemperie.

A principios de mayo, Ramos viajó a Posadas para consultar en el Ministerio de Derechos Humanos y en el Iprodha en qué instancia estaba la gestión de construcción de las casas, pero “nadie se comunicó con nosotros, no sabemos cómo está el trámite, qué falta, por qué se demora tanto”, señalaba entonces Ramos. Pasaron casi tres meses desde este último reclamo y de sucesivas reuniones con autoridades y según Derechos Humanos la solución, al menos para siete casas, estaría llegando entre este viernes y principios de la semana que viene.

Así lo indicó a PRIMERA EDICIÓN el subsecretario de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de dicho ministerio, Cleto Blohsel: “La semana pasada solicitamos a una empresa privada que fuera a hacer los Planes Techo para estas siete casas que son las que más necesitan”, señaló. Asimismo, el funcionario indicó que “desde (el Consejo General de) Educación se comunicaron para avisarnos que se está licitando la escuela nueva”. Esta es otra de las demandas que Ysyry sostiene desde hace años y se agudizó tras la caída de una viga del techo que no ha sido reparada. La madera lastimó en la cabeza a una niña de siete años y, para evitar riesgos, los alumnos deben dar clases afuera, exponiéndose una vez más al frío y la humedad.

Sobre la situación de la aldea Ysyry, Josefa Ramírez, integrante del Emipa, quien en 2015 asumió la titularidad del Equipo Nacional de la Pastoral Aborigen (Endepa), señaló a este matutino que “no puede ser que no lo puedan resolver”, ya que la solución más pronta, es decir el Plan Techo, consta de “chapa y madera de eucaliptus”. Ramírez indicó que “son varias las comunidades que viven dificultades habitacionales”. Uno es el caso de la aldea Yvotí Okara, de Bonpland. Al igual que Ysyry, es una comunidad periurbana y en sus tierras no posee las extensiones de monte que originalmente le servían para proveerse de los materiales para construir las aldeas sin depender de los organismos del Estado.

“Las casas se fabrican originalmente con tacuaras, superpuestas en varias capas para el techo y paredes de tronco de pindó que se forran con barro. Son casas en las que nunca entra el agua y tienen gran duración. Pero estas aldeas no tienen monte donde obtener estas tacuaras y por eso no pueden construirlas”, indicó.

 

Fuente: El Diario, primera Edición

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Desde el 2001, el Estado multiplicó los programas sociales, que, sólo en el caso del plan Asignación Universal por Hijo y la entrega de jubilaciones a quienes no tenían aportes, alcanzan hoy a más de 5,5 millones de personas.Sin embargo, este aumento del presupuesto social no ha conseguido que deje de persistir un núcleo duro de pobreza, que está entre el 20 y el 25% de la población.

Diario La Nación - Enero 2012