ESTE 2018 ASOCIACIóN CIVIL CREACIóN CELEBRARá 15 AñOS Y ESPERA SU SEDE PROPIA

16 de Enero, 2018

Este 2018 Asociación Civil Creación celebrará 15 años y espera su sede propia

La asociación posadeña realiza un enorme trabajo de contención para las familias de los niños con tratamientos oncológicos en el hospital.

Este 2018 aparece como un año de celebraciones para la Asociación Civil de ayuda al niño con cáncer “Creación”: en septiembre se cumplirán 15 años de sus inicios y los festejos están planificados para que duren casi todo el año. Además están a la espera de la noticia que aguardan desde hace tiempo: que se inicie la construcción de su sede propia que ya tiene todos los planos aprobados y hasta empresa designada pero falta el desembolso de dinero. Si llega la plata quizá el festejo pueda ser completo.
 
Así lo confirmó a la coordinadora de la asociación, Nadia Chávez. Hace tiempo que esperan esta “casita propia”. En 2015 lograron que la Entidad Binacional Yacyretá les ceda un terreno para levantarla, ubicado en Félix Bogado casi Marconi. Durante 2016 poco se pudo hacer para la construcción de la casita hasta que finalmente en diciembre de ese año llegó la mejor de las noticias: el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA) sería el encargado de la construcción y la misma comenzaría en marzo de 2017, pero tampoco pudo ser. “En 2017 se avanzó con todo lo que son los trámites que tiene la sede propia en cuanto a los planos de cloaca, de luz, a los trámites municipales y de autorización de las obras pero no se logró el desembolso de dinero, así que esperamos que en nuestros 15 años logremos tener la sede propia porque realmente la necesitamos”, remarcó Nadia a Primera Edición. 
 
“El IPRODHA recibe plata de Nación para solventarse y no está recibiendo los desembolsos que necesita, ni siquiera para cumplimentar las obras que están iniciadas. Nuestra obra está con categoría de obra comenzada porque tiene empresa asignada y los trámites hechos, tiene todo”, explicó Nadia. Con todo esto adelantado solo falta que llegue el dinero necesario para dar el puntapié inicial a la construcción. “No hay fecha de inicio por el momento. Nosotros hablamos muy bien con el IPRODHA, el arquitecto Manuel Meaurio que nos atiende siempre de diez, inclusive con el dueño de la empresa constructora pero estamos estancados en ese paso. No hay novedades pero sí tenemos todas las esperanzas de concretarlo este año”, agregó la coordinadora de la asociación y remarcó que “ese es el gran objetivo de 2018”. 
 
Los planos de la nueva casita ya están listos y aprobados. “Es una sede que está proyectada con el triple de metros cuadrados que tiene la asociación ahora, además de atención al público, con los tres baños que necesitamos, para hombres, mujeres y personas con discapacidad”, contó Nadia y señaló que va a tener una cocina de educación “que también es un área que tratamos de fomentar, que los papás puedan elaborar para sus niños alimentos que cumplan con la condiciones nutricionales”, además de “un montón de metas que venimos soñando hace 15 años y que estamos cerca de concretarlas, pero estamos necesitando nada más que la voluntad política que sí tuvimos de la Provincia, ahora necesitamos que Nación entienda que para nosotros es un desafío muy importante y que no estamos dando abasto ni estamos solventando las necesidades como nosotros queremos y como los niños necesitan. Acá hablamos de una necesidad de cumplimiento de los derechos del niño, del derecho al esparcimiento, del derecho al juego en esta condición de enfermedad muy grave”. 
 
La casita está quedando chica
 
La nueva sede es más que necesaria porque la casita donde funcionan ahora, en Félix Bogado 1461, ya está quedando chica para la cantidad de chicos que asisten diariamente. “Este 2017 tuvimos mucha cantidad de niños. El diagnóstico normal que tiene la provincia es de alrededor de 40 niños por año pero tuvimos 60. Además el hospital de Pediatría tiene la capacidad de atención en el Sector Hemato-oncológico de tres médicos y una médica clínica, o sea, cuatro médicos que atienden en simultáneo. Eso impacta en la asociación porque los chicos que vienen a atenderse al hospital vienen para acá y son muchísimos chicos”, explicó Nadia.
  
Esos nuevos 60 chicos se sumaron a los que ya concurren hace tiempo, lo que hizo un total de cerca de 200 niños que visitaron la casita el año que pasó. “El cáncer dura cinco años mínimo de tratamiento. En 2017 fueron alrededor de 200 que van y vienen en distintos momentos del tratamiento”, dijo Nadia y señaló que es muy probable que para 2018 ese número aumente. Diariamente asisten entre 6 y 17 chicos y “hablamos de 17 niños y cada uno viene con su mamá o con su hermana o con su mamá, su papá y su hermana, porque nosotros también fomentamos que la familia esté unida. Esta es una enfermedad de largo tratamiento que a veces rompe con los grupos familiares entonces tratamos de que estén juntos, por eso todos los servicios son hacia las familias del niño oncológico y con enfermedades de la sangre”.
 
La cantidad de chicos no se condice con el espacio con el que cuenta la casita actual porque “tenemos muy poca capacidad de metros cuadrados para la necesidad que tiene un niño que casi siempre es menor de 8 años y necesita un ámbito de esparcimiento, un lugar para jugar”. Justamente esto es lo que promueve e incentiva la asociación, “sacar al niño del rol pasivo a un rol activo. Ellos pasan mucho tiempo en internación, por eso los ámbitos son libres para que puedan utilizar los juguetes que quieran”. Disfrutar es el mensaje. 
 
“Se instauró muy bien una rutina con nuestros niños porque realmente disfrutan la asociación. Quieren venir, los papás también aprovechan y dentro del hacinamiento que estamos viviendo los papás cuidan mucho la casa porque lo sienten como un lugar propio, la cuidan y si un niño derrama algo la mamá es la que limpia. Siempre están tratando de colaborar y nosotros incentivamos mucho eso también, que cuando una familia se va ellos tienen que saber que los juguetes tienen que quedar ordenados para el otro día y cosas así”, remarcó Nadia.
 
Además de poder dar respuesta al aumento de niños en 2017, Nadia también destacó que el año pasado fue el primero en que se pudo hacer un enlace con el Ministerio de Desarrollo Social de Nación. Dicha cartera “se preocupó por nosotros, nos censó y nos dio la primera ayuda”. Esto quiere decir que Desarrollo Social ayudó a la renovación del mobiliario y de todos los artefactos “que teníamos muy desgastados, como los aires acondicionados. Estas son mejoras que impactan en la atención directa hacia los niños y ya pensando en la sede nueva”, indicó Nadia.
 
Como están de cumple este 2018, Nadia remarcó que “es un año muy importante para nosotros” y “como siempre esperamos contar con el apoyo de la comunidad”. Indicó que todos los que quieran ser voluntarios se pueden acercar a través del Facebook “Asociación Civil Creación” y, quienes quieran sumarse con donaciones afirmó que “lo que más necesitamos son alimentos no perecederos, sobre todo leche en polvo entera, para las bolsas alimentarias”. Durante enero “estamos trabajando los miércoles de 8 a 11.30 haciendo guardias y todo tipo de tareas de mantenimiento para que el 20 de febrero esté la casa impecable y con muchas novedades para los chicos que esperan eso”. Será un buen 2018.
 
Los inicios de Creación en 2003
 
Para septiembre de 2003 la doctora Sandra Borchichi, jefa en ese entonces del Sector Hemato-oncológico del Hospital de Pediatría, hizo un llamado público. “Ella había empezado a notar, y se empezó a imponer la línea de trabajo, de que la recreación era un factor fundamental en la rehabilitación del niño”, recordó Nadia. Entonces convocó a todo aquel que quisiera jugar con los chicos en el Hospital Pediátrico. Nadia y dos amigas, estudiantes las tres del Profesorado en Educación Especial, respondieron al llamado. Fue el 29 de septiembre de 2003.
 
“Creación se inicia como un grupo de voluntarios que empieza a trabajar en el hospital, en la cama de los internados, brindando servicios de recreación. Al ver, compartir y estar con los papás vimos el abanico de problemáticas que surgen alrededor del paciente infantil”, dijo Nadia y agregó que “de ahí nace esta oportunidad de empezar a trabajar, a ver qué pasa, qué hay para hacer y cómo reacciona la gente, que ha reaccionado de manera espectacular”.
 
Así que las tres comenzaron a buscar recursos y a capacitarse. Se relacionaron con la gente de la Fundación Natalí Dafne Flexer de ayuda al niño con cáncer en Argentina “que a su vez nuclea a todas las organizaciones de Latinoamérica y empezamos a ver cómo era el tema de las organizaciones, qué necesitamos y qué nos faltaba”. En ese camino se fueron sumando los papás de los chicos recuperados así como abuelas, parientes y amigos que se interesaron en fortalecer el proyecto. El primer objetivo fue tener una sede. “En septiembre de 2005 nos reunimos y formamos la comisión y para marzo estábamos abriendo la primera sede”. Hasta entonces las jóvenes trabajaron en la internación del hospital. Hoy la asociación está conformada por la comisión directiva que cuenta con siete integrantes más un amplio grupo de voluntarios que se brinda de acuerdo a las tareas, a sus posibilidades laborales y de ocupación. 
 
Los festejos por los 15 años comenzarán el próximo 15 de febrero, Día Internacional de la lucha contra el Cáncer Infantil. Para ese día se está organizando, junto a otras entidades, una excursión para los chicos. “Siempre se hace una jornada al aire libre en la que también participan las familias de los chicos fallecidos”, dijo Nadia. Luego, el 20 de febrero, vuelven las actividades con la apertura de la casita al público y ya se retoma con todo de lunes a viernes y a prepararse porque “durante todo el año habrá actividades en conmemoración por los 15 años”.
 
Fuente: Primera Edición

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

El 33 por ciento de la población del mundo y el 50
por ciento de la de los países en desarrollo está constituido por niños y niñas. Son 2000 millones. La mayoría están en pobreza

Save The Children, 2010